marzo 2, 2024 11:03

17.016 MXN

Renán Castro Madera, Director General

Redacción/CAMBIO 22 

El jefe del grupo Wagner declarado en rebeldía contra el Kremlin, Yevguéni Prigozhin, se dirige con sus tropas hacia Moscú, tras anunciar este sábado tener bajo control el Estado Mayor de las fuerzas rusas en la ciudad de Rostov, en el sur del país.

Las unidades que están camino de la capital, que han apodado el movimiento como “marcha por justicia”, forman una hilera de tanques y camiones que ya ha dejado atrás la ciudad de Voronezh, situada entre Rostov y Moscú. Les quedan, por tanto, 500 kilómetros para entrar en una ciudad que ha sido blindada y sobre la que pesa un dispositivo antiterrorista.

Se han cancelado todos los eventos multitudinarios previstos, establecido numerosos controles en carreteras y reforzado la presencia policial y del ejército en los principales lugares de la urbe.

En sus últimas declaraciones el líder de Wagner ha acusado a Putin de estar “equivocado” al decidir hacerle frente a él y sus hombres y de mantener la mentira, la corrupción y la burocracia en el país. “Somos patriotas de nuestra patria”, le ha dicho directamente al presidente ruso. El empresario de la guerra ha adelantado que descartan absolutamente la rendición y que darán la batalla, según se deducen de sus palabras, hasta lograr un cambio en un Kremlin al que nunca más van a obedecer. “Ninguno de nosotros va a plegarse a las demandas del presidente del Servicio Federal de Seguridad ni de nadie más”, afirmó en un comunicado.

“Estamos en el Estado Mayor, 7:30 hora de Moscú (04:30 GMT), controlamos las instalaciones militares de Rostov, incluyendo el aeródromo”, afirmó en un vídeo publicado en su cuenta de Telegram. Asimismo, ha señalado que “los aviones parten normalmente a las misiones de combate. La aviación médica también sale. No hay ningún problema. Lo único que hacemos es impedir que la aviación de asalto nos bombardee y garantizar que bombardee a los ucranianos”.

“El puesto de mando principal trabaja normalmente, no hay ningún problema, ni un solo oficial ha sido separado (de sus funciones). Por eso, si les cuentan que Wagner entorpeció el trabajo y por eso en el frente se derrumbó algo, sepan que no fue por esto”, ha dicho. “Cuando vinimos aquí, confirmamos muchas cosas. Una gran cantidad de territorio perdido, de soldados muertos, de tres a cuatro veces más de lo que se eleva en documentos (a la Presidencia rusa), y lo que se informa es diez veces menos que lo que dice la televisión”, ha denucniado.

Según Prigozhin, las bajas ascienden algunos días hasta las mil, entre ellas “muertos, desaparecidos, heridos y los llamados ‘desertores’ que se niegan a combatir no porque se acobarden, sino por no tener otra salida: ni tienen municiones, no tienen mando”. “El jefe del Estado Mayor huyó de aquí en cuanto supo que nos acercábamos al edificio”, ha añadido.

Anteriormente, otro canal de Telegram afiliado a Wagner publicó un vídeo de una reunión entre Prigozhin en Rostov en el Don con el viceministro de Defensa Yunus-Bek Evkúrov y el subcomandante del Estado Mayor, Vladímir Alexéev. Prigozhin ha declarado que mientras Wagner “no tenga en su poder al jefe del Estado Mayor ruso, Valeri Guerásimov, y al ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, sus mercenarios “bloquearán la ciudad de Rostov” y “avanzarán hacia Moscú”.

La intención del jefe de los mercenarios es pedir explicaciones y detener al ministro de Defensa ruso por los presuntos ataques con misiles del Ejército ruso contra campos de entrenamiento de Wagner, que según la organización paramilitar ha dejado muchas víctimas, después de que acusara a la oligarquía rusa y el Ministerio de Defensa de engañar a Vladimir Putin en la invasión de Ucrania. El Ministerio de Defensa rechazó categóricamente la acusación, que tachó de “provocación informativa”.

Ruptura entre Rusia y el grupo Wagner

Meses de tensión entre Yevgeni Prigozhin y la cúpula del Ejército ruso sobre el desarrollo de la guerra de Ucrania han terminado por explotar en las últimas horas con la entrada del jefe del grupo de mercenarios Wagner en la ciudad rusa de Rostov, sede del mando militar sur, mientras desde Moscú se ha abierto una causa penal en su contra por incitar a la rebelión armada, en lo que se trata de la mayor crisis interna a la que se enfrenta el Gobierno de Vladimir Putin desde el comienzo de la invasión del territorio ucraniano en febrero del año pasado.

Además, ha acusado a las más altas autoridades del país de espoliar los recursos que destina el grupo de mercenarios a las misiones que mantienen en el continente africano y en Ucrania. “Resultó que la munición, las armas y todo el dinero que estaba destinado a ellos (Wagner) también había sido saqueado”, se ha denunciado.

El jefe de Wagner entra en Rostov y Putin lo tacha de un acto de “traición” a Rusia

Durante la tarde del viernes Wagner anunciaba el comienzo de una operación para dirigirse a Rostov, sede del mando sur y donde supuestamente se encontraba Shoigu en ese momento, según el grupo, para pedir explicaciones de lo ocurrido al ministro de Defensa. “Esto no es un golpe militar. Esta es una marcha por la justicia”, zanjó el grupo mientras el Kremlin lanzaba la primera reacción contra Prigozhin: la apertura de una causa penal en su contra por incitar a la rebelión armada, un delito que podría ser castigado con hasta 20 años de cárcel.

Poco después, nombres tan destacados como el del principal comandante de las fuerzas rusas en Ucrania, Sergei Surovikin, comparecían en las redes sociales para exigir a los mercenarios que cesaran en su avance y “obedecieran la voluntad” del presidente Putin. “Nuestra sangre es la misma. Somos guerreros. Os pido que os detengáis porque el enemigo (Ucrania) está esperando que precisamente a que empeore la situación política interna de nuestro país”, declaró Surovikin.

Esta reacción no intimidó en lo más mínimo a Prigozhin, quien aseguró en su anuncio de entrada en la ciudad que sus fuerzas habían sido recibidas como salvadores por la población y por las fuerzas rusas apostadas allí. “Las unidades del Ministerio de Defensa, o más bien reclutas a la fuerza, que bloqueaban nuestro paso se han echado a un lado, y los guardias fronterizos han abrazado a nuestros combatientes”, manifestó.

Putin denuncia un acto de traición

Asimismo, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha denunciado este sábado un acto de “traición” tras la entrada del líder del grupo de mercenarios Wagner, Yevgeni Prigozhin, en la ciudad rusa de Rostov, sede del mando sur del Ejército ruso, que el mandatario ha descrito como un acto de rebeldía y una “puñalada por la espalda” a las tropas y al pueblo de Rusia.

En su primera comparecencia tras el comienzo de los incidentes esta pasada noche, Putin no ha identificado por nombre a Prigozhin y ha querido distinguir a las fuerzas de Wagner, al pedir a “quienes han sido empujados a la provocación de esta rebelión militar” que depongan las armas en lo que ha denunciado como una “puñalada” para las tropas rusas y para el pueblo.

“Cualquier agitación interna es una amenaza mortal para nuestro estado como nación; representa un golpe para Rusia, para nuestro pueblo y para las acciones que estamos emprendiendo para proteger a nuestra patria”, ha declarado. “Nuestras acciones para defender a la patria de esta amenaza serán durísimas, y sus responsables serán llevados ante la justicia”, ha asegurado el presidente ruso, quien no obstante ha confirmado que la situación en Rostov es “difícil” y que sus fuerzas están intentando ahora estabilizar la situación.

Ucrania reconoce haber atacado con misiles un puente clave que conecta Crimea con el sur del país

Ucrania está alerta

En esas alturas de los acontecimientos, Estados Unidos y Ucrania comenzaron a tomar nota de lo sucedido, aunque guardando un estricto silencio. Fuentes del Gobierno estadounidense estimaron, en comentarios a la CNN bajo condición de anonimato, que el avance de Prigozhin y sus hombres a Rostov no parecía una argucia para que las fuerzas ucranianas bajaran la guardia. “Creemos que es real”, han asegurado.

Mientras tanto, el Ministerio de Defensa ucraniano se limitó a tomar nota de la situación con un escueto mensaje: “Estamos observando”. El asesor de la Presidencia ucraniana, Mijailo Podoliak, describió la situación como un ejemplo de “poesía clásica rusa” y avanzó que “vienen tiempos tumultuosos” y que “el proceso histórico es irreversible”.

Las únicas noticias que ha habido de Putin a lo largo de la noche han consistido en una escueta declaración de su portavoz, Dimitri Peskov, quien ha asegurado que el presidente ruso está recibiendo información constante sobre el desarrollo de los acontecimientos, pero se espera que el mandatario comparezca públicamente en breve para proporcionar su evaluación.

Prigozhin también ha mantenido silencio durante la noche, roto finalmente al amanecer con la publicación de un vídeo que le sitúa en la ciudad de Rostov, en conversación con el viceministro de Defensa ruso, Junus-bek Evkurov. En las imágenes, que de momento no han sido verificadas por medios independientes, Prigozhin exige hablar con el ministro de Defensa Shoigu y con el jefe del Estado mayor del Ejército ruso, Valeri Gerasimov. “Hasta que lleguen aquí, bloquearemos Rostov y nos dirigiremos a Moscú”, avisa. El alcalde de la capital rusa, Sergei Sobianin, ha declarado el estado de alerta antiterrorista en la capital.

Estos acontecimientos no han paralizado los combates en Ucrania. Esta misma noche, el ministro del Interior de Ucrania, Ihor Klimenjo, ha denunciado al menos tres muertos y ocho heridos en un bombardeo ruso contra la capital, Kieva, al impactar cohetes rusos en un edificio residencial del distrito de Solomyan.

Los cohetes estallaron contra un edificio de 24 pisos, causando la caída de escombros y la destrucción y posterior incendio en los pisos 16, 17 y 18, según ha precisado por su parte el jefe de la Administración Militar de la Ciudad de Kiev, Serhiy Popko, en su cuenta de Telegram. “Aclaración de información sobre las consecuencias del impacto de escombros contra un edificio de 24 pisos en el distrito de Solomian. Por el momento, se han identificado dos muertos. Los heridos son 8 personas. Dos fueron hospitalizados, el resto recibió asistencia médica en el lugar”, ha escrito Popko. “Alrededor de 40 autos estacionados resultaron dañados. Se están aclarando los datos del resumen operativo”, ha añadido el militar.

Por otro lado el Ministero de Defensa ruso ha avisado de que Ucrania está aprovechando la “provocación” del líder de Wagner para lanzar una contraofensiva sobre la ciudad ucraniana de Bajmut, el que fuera uno de los grandes epicentros recientes de la guerra. “Aprovechando la provocación de Prigozhin para desorganizar la situación, el régimen de Kiev en la dirección táctica de Bajmut está concentrando unidades de las brigadas marinas 35 y 36 de las Fuerzas Armadas de Ucrania en las líneas de partida de las operaciones ofensivas”, ha hecho saber el Ministerio en un comunicado recogido por la agencia de noticias rusa TASS.

La ofensiva rusa sobre la ciudad ucraniana, cabe recordar, marcó un antes y un después en las relaciones de Prigozhin con el Ministerio de Defensa. En las últimas semanas de combates, el líder de Wagner comenzó una campaña de apariciones en redes sociales para denunciar la constante desatención de la que sus hombres, primera línea de ataque contra la defensa ucraniana, estaban padeciendo por parte del Ministerio de Defensa ruso, en el comienzo de la fractura definitiva que parece haber terminado de ocurrir este sábado.

 

 

 

 

 

Fuente El País/Grupo SER

[email protected]

MRM

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com