mayo 29, 2024 00:02

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

mayo 29, 2024 00:02

 

► Indígenas mayas luchan contra despojo de tierras en la Riviera Maya: ¿Justicia o intereses inmobiliarios?

► Afectados acusan despojo de sus tierras a favor de desarrolladores inmobiliarios con posible vínculo político

 

Redacción/CAMBIO 22

PLAYA DEL CARMEN.- La disputa por un predio de alta plusvalía en la Riviera Maya sigue en litigio y las autoridades correspondientes pretenden beneficiar a desarrolladores inmobiliarios que ilegalmente despojaron de sus tierras a un grupo de ejidatarios mayas y en los que supuestamente estaría detrás el ex gobernador Carlos Joaquín González.

Los afectados son indígenas mayas que viven en el municipio de Solidaridad desde hace 40 años y acusan que la empresa Four Cardinals Development México S.A. de C.V., los despojó de sus tierras de una manera ilegal y fraudulenta para comercializarlas en el desarrollo “Amares Riviera Maya“, ubicado en Carretera Federal 307 kilómetro 263. Xpu Ha, justo en el corazón de la Riviera Maya, a tan solo 90 kilómetros de Cancún, 26 kilómetros de Playa del Carmen, 6 kilómetros de Puerto Aventuras, 12 kilómetros de Akumal y 37 kilómetros de Tulum.

Este martes 6, el Juzgado Cuarto de Distrito otorgó una suspensión de amparo a uno de los afectados que se le había retirado la calidad de víctima en un juicio penal por el delito de despojo del terreno en mención, que coincidentemente se encuentra cerca del Tren Maya; también hubo una manifestación en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado para exigir justicia por el caso.

“La Fiscalía sacó de la carpeta de investigación al señor Roberto Chan, con el cual está buscando recuperar su predio, el predio El Pocito. Él es un indígena maya, él es poblador de la selva quintanarroense desde hace más de 40 años cuando llegaron de Yucatán”, dijo Fabiola Cortés Miranda, abogada de la víctima y quien ha publicado en su blog detalles del caso.

En un acuerdo del pasado 13 de diciembre de 2023, dentro de la carpeta de investigación FGE/QROO/SOL/01/544/2023, el señor Roberto Chan le fue retirada la calidad de víctima en este caso, por lo que se tramitó una demanda de amparo indirecto, la cual tras una serie de impugnaciones, le fue otorgada la suspensión definitiva por el Juzgado Cuarto de Distrito, de Cancún, dentro del número de expediente 1/2024.

El objeto del litigio es el predio El Pocito, en Puerto Aventuras. Este terreno, de 42 hectáreas, donde por años fue habitado por campesinos, cobró relevancia porque ahora se encuentra cerca del Tren Maya, el juicio principal aún no concluye, por lo que seguirán exigiendo justicia para el afectado y se le restituya el bien inmueble que por años habitó.

La narrativa de hechos consigna que hace tres años, unas personas empezaron a hacer mediciones en la propiedad del afectado, vestían uniformados con chalecos y cascos, como los trabajadores del Tren Maya; los afectados no sospecharon que estos trabajadores en realidad eran parte de un grupo de invasores, les estaban robando sus tierras. Roberto Chan Puc, del predio El Pocito, fue expulsado por un grupo de personas armadas que lo amenazaron.

Chan Puc denunció a la empresa Four Cardinals, por el delito de despojo contra él y una decenas de indígenas más de sus tierras. Además, menciona que hasta en tres ocasiones la Fiscalía de Quintana Roo se negó a recibir su denuncia penal y para evitar que los invasores siguieran avanzando, comenzaron a construir pequeñas viviendas en este predio, aunque sin servicios básicos como luz o baño.

Fabiola Cortés quien también es periodista, relata que Roberto Chan Puc es un indígena maya, que se ha dedicado a coprero, pescador y campesino; originario de Calotmul, Yucatán, llegó a la Riviera Maya hace unos 40 años, cuando las tierras del Caribe mexicano no valían casi nada.

En el 2005, Roberto Chan y su esposa Guadalupe Canul adquirieron un terreno, internado en la selva quintanarroense, a unos tres kilómetros de la carretera 307, que va de Chetumal a Cancún, y cercano al exclusivo condominio Puerto Aventuras y a la zona de hoteles de la Riviera Maya. El terreno lo obtuvieron de una cesión de derechos que celebraron con el Daniel Kinil y Teresa de Jesús Tah.

Desde 2005, hace 18 años, Roberto Chan, junto con su familia, se dedicó a abrir brecha, a hacer camino para ingresar a su terreno, con las únicas herramientas que tenía: sus manos, picos, palas y carretillas. Primero levantó una palapa, luego otra, construyó un corral, y perforó pozos para regar sus sembradíos, sus árboles frutales, y para proveerse de agua a sí mismo y a los animales de granja que tenía.


Fue hasta el año 2022 cuando Roberto Chan y su familia pudo construir una casa de piedra y de cemento, en la cual no vivió por mucho tiempo, pues en enero de 2023 fue despojado por personas que lo sacaron, y que dijeron ser empleados de la empresa Four Cardinals Development México SA de CV, la “propietaria” de esas tierras, según le dijo un Ingeniero que le impidió volver a entrar a su terreno.

Además del terreno de Roberto Chan, donde tenía cuatro hectáreas de cultivos, Four Cardinals Development México SA de CV se apoderó de cientos de hectáreas de otros pobladores, la mayoría de origen maya, y todos poseedores de terrenos nacionales en proceso de regularización ante la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano.

En la denuncia se narra que en 2018, personas ajenas a los terrenos empezaron a entrar por el camino construido por Roberto Chan y los demás pobladores de la zona. Detrás de los “trabajadores” estaba la emporesa Four Cardinals y al frente de ésta el español José María Torquemada, quien por muchos años fue gerente de los hoteles Bahía Príncipe de Grupo Piñeiro.

En la denuncia pública se asienta que en un grupo de Whatsapp de los pobladores de las tierras, un infiltrado de los despojadores se equivocó de chat y por error envió un mensaje: “pendejos, no saben que El Martillo es del Gobernador”, dijo en referencia a Carlos Joaquín González.

Se asegura que el registro del predio “El Martillo” ante el Registro Público de la Propiedad y el Comercio de Playa del Carmen es falso y que por lo rápido de subdivisión en cientos de lotes, el trazado de calles, la expedición de cientos de cédulas catastrales y la aprobación a oscuras del plan maestro del proyecto residencial AMARES; son evidencia que se trata de un despojo del hoy embajador de México en Canadá, Carlos Joaquín González; negocio que ahora es protegido por altos funcionarios de la actual administración la Fiscalía General del Estado y del Poder Judicial de Quintana Roo.

Ahora se sabe que después de 23 años después de haber recibido un. supuesto título de propiedad de la Secretaría de la Reforma Agraria, el 18 de octubre de 2017, el señor José Luis Quiñones Uc habría registrado su título falso del predio El Martillo, en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio en Playa del Carmen, quedando bajo el folio registral 118206 y la clave catastral. 108008003002001.

Ningún posesionario conoce a José Luis Quiñones Puc, quien obtuvo su supuesto título número 597671, tramitado bajo el expediente. 50931, el 26 de diciembre de 1994, expedido por Miguel Limón Rojas, Secretario de la Reforma Agraria pero cuando se inscribió el título de El Martillo, el hoy embajador de México en Canadá, Carlos Joaquín González, era Gobernador de Quintana Roo.

En contraste el tres de julio de 2023, el Director de Terrenos Nacionales de la SEDATU, respondió que el predio el Martillo era inexistente: “Hago de su conocimiento que se realizó una búsqueda exhaustiva en los archivos y registros de esta Dirección General, desprendiéndose que no se tiene registro o constancia de que se haya expedido título de propiedad alguno con número 597671 derivado del expediente 509311, a nombre de José Luis Quiñones Uc, respecto de un predio denominado El Martillo”.

Ademas de que la información proporcionada por la SEDATU a través de una solicitud vía Transparencia, fue confirmada por diversos funcionarios de la dependencia dentro de la carpeta de investigación FGE/QROO/SOL/01/544/2023; carpeta iniciada en enero de 2023 con motivo de la querella interpuesta por el señor Roberto Chan Uc en contra de la empresa Four Cardinals Development México S.A. de C.V.

En esta trama de despojos, también aparece Gonzalo Alejandro Zavala Baca, notario público auxiliar número 78 de Quintana Roo, suplente de Jorge Alberto Gilberto Parra Moguel, esposo de la senadora morenista Marybel Villegas, quien protocolizó la subdivisión en 66 lotes de parte del predio El Martillo.

Y es que mediante la escritura pública número 4901, de 30 de agosto de 2019, pasada ante la fe de Gonzalo Alejandro Zavala Bacab Notario público auxiliar número 78 de Quintana Roo, el señor José Luis Quiñones Uc formalizó la protocolización de los oficios de certificación de medidas y colindancias y la anuencia de subdivisión del informe catastral de subdivisión, mediante las cuales “nacieron” 66 lotes.

Fue en la administración de la entonces presidenta municipal, Cristina Torres Gómez, persona incondicional de Carlos Joaquín González, cuando se realizó la subdivisión del predio el Martillo y fue ésta quien le entregó a José Luis Quiñones Uc las cédulas catastrales respectivas, la boleta del pago del impuesto predial y la constancia de no adeudo del impuesto predial, en tanto que el Registro Público expidió el certificado de libertad de gravamen. Fue el 23 de marzo de 2018, cuando la dirección de catastro del Ayuntamiento de Solidaridad expidió el oficio número DC0659/18 de certificación de medidas y colindancias del predio rústico “El Martillo”.

La periodista narra que a unos meses de terminar su administración, Carlos Joaquín González, continuó con su “proyecto”, pues Mediante el acta número 139, de 19 de abril de 2022, pasada ante la fe del licenciado Luis Enrique García Loria, titular de la Notaría Pública número uno del estado de Yucatán con residencia en Mérida, se protocolizó la compraventa de los 66 lotes, con una superficie total de 708 mil 372 metros cuadrados; en el trato intervinieron José Luis Quiñones UC y su esposa Valentina Mian Pool, como parte vendedora, y Cimientos Bonel Sociedad de Responsabilidad Limitada de Capital Variable, representada por Felipe de Jesús Alcocer Martínez, como parte compradora.

Son 63 lotes, de los 66 lotes subdivididos de El Martillo, cada uno de 10 mil metros cuadrados, fueron supuestamente vendidos a Cimientos Bonel, en 338 mil 140 pesos cada uno. Según la cláusula segunda de la referida escritura pública, el precio de la compraventa de los 66 lotes con una superficie total de más de 70 hectáreas, fue de apenas 23 millones 952 mil 890 pesos, pagaderos a plazos.

Anterior a la firma de la escritura, Cimientos Bonel solo pagó a José Luis Quiñones Uc y su esposa Valentina Mian Pool, 500 mil pesos en efectivo, quedándole un saldo por la cantidad de 23 millones 452 mil 890 pesos los cuales la empresa se comprometió a pagar a más tardar el 30 de abril del añ 2032.

A poco más de un año de la también supuesta compraventa entre Quiñones y Cimientos Bonel, cuando cada lote de 10 mil metros cuadrados fue valuado en 338 mil 140 pesos, diversas empresas inmobiliarias ofrecen lotes de 600 metros cuadrados del proyecto AMARES, en 76 mil dólares.

Juan José López Castro, titular de la correduría pública número 8 del estado de Quintana Roo, fue quien asignó a los lotes de una hectárea, el irrisorio precio de 338 mil pesos. Fue en esta administración cuando se expidieron las cédulas catastrales de los lotes vendidos por José Luis Quiñones a Cimientos Bonel.

Al título falso, al terreno inexistente y a la venta simulada, solo le hacía falta algo, el predio donde colocar el fraude. El 10 de agosto de 2022, Martín Alberto Sosa Sierra, en representación de Four Cardinals Development México, denunció que la empresa que representaba había sido víctima del delito de despojo en grado de “tentativa”.

La Fiscalía en ese entonces a cargo de Óscar Montes de Oca, ordenó asegurar la superficie de más de 140 hectáreas, equivalentes a 1.4 millones de metros cuadrados, que el Plan Maestro Amares necesita para vender lotes de 600 metros a 79 mil dólares.

En unos cuantos meses, la empresa Four Cardinals Development México, con ayuda de la Fiscalía y de un denunciado de nombre Baudouin Delneste, quien reconoció “la legalidad de la propiedad y la posesión del predio El Martillo”, obtuvo de forma definitiva la posesión de 140 hectáreas que creó en el papel pero que arrebató a diversos pobladores mayas, entre otros, al señor Roberto Chan.

La Fiscalía cerró la carpeta en marzo de 2023 sin permitir al señor Roberto Chan Puc intervenir en la misma, por lo cual se interpuso un amparo, el número 382/2023, que se encuentra en trámite ante el Juzgado Cuarto de Distrito, con residencia en Cancún.

Hoy el caso esta tomando otros matices y se le están reintegrando los derechos a los primeros denunciantes: los indígenas mayas que tenían posesión de más de 40 años. Si la justicia no se vuelve a vender, los mayas recuperarán su patrimonio.

 

[email protected]

JFCB

¡Únete a nuestras comunidades del Diario Cambio 22 en Whatsapp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.

WhatsApp Telegram
Telegram



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com