• Las piedritas de hielo que viene soltando el cometa Halley chocan contra la Tierra, ocasionando dos lluvias de meteoros, las Eta Acuaridas de mayo y las Orionidas de octubre

 

Redacción/CAMBIO 22

El cometa Halley nos visitó por última vez en 1986 y desde entonces se ha ido alejando, hasta su mayor distancia al Sol, que alcanza este 9 de diciembre. De inmediato dará vuelta y regresará para ser admirado en 2061.

El cometa Halley ha brillado en importantes momentos de la historia y ayudó a resolver el misterio de los cometas.

La ciencia

En 1687 Isaac Newton publicó Philosophiae Naturalis Principia Mathematica, un tratado sobre la gravitación. Su amigo, Edmond Halley, quien lo motivó a publicar, estaba interesado en la gravitación, pues deseaba estudiar al cometa que había observado años antes, en 1682.

Con el nuevo conocimiento, Halley calculó la órbita de 24 cometas y encontró similitudes orbitales en los cometas de 1682, 1607, 1531 y 1456. Después de analizarlo, supuso eran el mismo cometa. Las pequeñas diferencias orbitales se debían, según él, a perturbaciones gravitacionales ocasionadas por los planetas Júpiter y Saturno ¡Un gran acierto!

Halley no tuvo dificultad en predecir su retorno para 1758. Lo que publicó en 1705 en Sinopsis de la Astronomía de los Cometas.

Sin embargo, Halley no estuvo presente en el retorno del cometa, pues partió de este mundo años antes, el 14 de enero de 1742.

En 1758 los astrónomos esperaban al cometa, cuando el 25 de diciembre, el granjero y astrónomo Johann Palitzsch lo divisó. Entonces, Louis de Lacaille le llamó el cometa de Halley, en honor a quien demostró la periodicidad de los cometas.

Gracias a los registros históricos y a los cálculos de Halley, podemos rastrear los avistamientos del brillante cometa.

En la historia

En la antigüedad los cometas causaban miedo, pues aparecían de la nada y pronto desaparecían. Y siempre se les podía relacionar con algún “desastre”, palabra que por cierto, significa “tener mala astro o mala estrella”.

Los cometas eran para los antiguos griegos, estrellas con cabellera o estrellas peludas, es decir kométe.

El primer registro del cometa Halley data del año 240 a. C. en China, aunque se cree que también es el de 467 a. C. visto por los griegos y los chinos.

Los babilonios lo registraron en el 87 a. C. Y al parecer, está en una moneda con la efigie del rey Tigranes el Grande de Armenia. En su paso del año 12 a. C. se menciona en el libro de Hon de la cultura china. Mientras que en Roma, presagió la muerte de Marcus Agrippa o así se interpretó después.

En el avistamiento del año 66 d. C., Flavio Josefo en su libro La Guerra de los Judíos contra los Romanos (75 d. C.), lo menciona como presagio de la destrucción de Jerusalén (70 d. C.). Mientras que el sabio Yehoshua ben Hananiah, escribió en el Horayot: “… una estrella que surge cada 70 años y engaña a los marinos“.

Es sorprendente que hablara de la periodicidad de los cometas. Siglos antes, Aristóteles consideraba que los cometas eran perturbaciones atmosféricas, vapores que se encendían en el aire. No imaginaba la profundidad e inmensidad del Universo. Séneca suponía que eran astros con luz extendida que aparecen y se sumergen como peces en la obscuridad para retornar en inmensos intervalos.

En su avistamiento de 1066, el cometa Halley coincide con la invasión de Inglaterra por parte de Guillermo el Conquistador de Normandia, quien se coronó rey de Inglaterra. Hecho que aparece bordado en el hermoso Tapiz de Bayeux.

Con su aparición de 1222, Genghis Khan se motivó a marchar hacia el oeste. Un año después, en Greccio, Italia, San Francisco de Asis representó el nacimiento de Jesús para mostrarle a la gente como debió ser, es la primera representación del nacimiento. Como estrella de Belén colocó un cometa, tradición que aún continua. San Francisco de Asis estaba impresionado del avistamiento del cometa Halley, un año antes.

Décadas después en 1301 el cometa reapareció y llamó la atención de Giotto Di Bondone, quien en 1305 pintó el cuadro La Adoración de los Magos, en donde los Tres Reyes Magos llevan regalos al recién nacido. Sobre el portal aparece un cometa, el cometa Halley.

A partir de su avistamiento de 1531, los registros están hechos por astrónomos. Por ejemplo, en 1607 lo observó Johannes Kepler.

Características

El periodo orbital del cometa Halley va de 74 a 79 años, por lo que es usual mencionar solo 76 años.

El cometa se acerca al Sol a 88 millones de km, entre las órbitas de Mercurio y Venus, el perihelio. Y se aleja del Sol hasta los 5230 millones de km, entre las órbitas de Neptuno y Plutón, el afelio, posición que alcanza este 9 de diciembre.

El núcleo del cometa mide 15 km y son dos rocas de hielo unidas. Refleja solo el 4% de la luz del Sol, pero genera una coma, una nube de vapor y gas alrededor del núcleo, de 100 mil km, por lo que refleja mucha luz. Mientras que su cola, supera los 100 millones de km.

Las piedritas de hielo que viene soltando el cometa Halley chocan contra la Tierra, ocasionando dos lluvias de meteoros, las Eta Acuaridas de mayo y las Orionidas de octubre.

En su visita de 1986 las Agencias Espaciales se prepararon con la Armada Halley, desplegaron las sondas espaciales: Giotto europea, Vega 1 y 2 soviéticas, Suisei y Sakigake de Japón. La Spartan 203 de la NASA, destinada a estudiar al cometa Halley, se perdió en la explosión del Transbordador Challenger, en enero de 1986.

El 9 de diciembre de 2023 el cometa Halley estará lo más alejado del Sol por lo que no es visible. Y retornará hasta 2061 para observarlo. Mientras tanto, si usted corona su nacimiento con un cometa, está honrando al cometa Halley.

 

Fuente: El Sol de México

[email protected]

HBS