Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCUN, Q. ROO, 09 de octubre.-No se necesita ir a Dubai. Búngalos, burbujas, cabinas, habitaciones ambientadas, yates completos para hospedarse y demás, es la oferta hotelera que hoy ofrece el Caribe Mexicano dentro de sus más de 120 mil habitaciones que operan en el corredor turístico más importante del país.

La competencia es férrea en el desarrollo hotelero y la apuesta por desarrollar nuevos conceptos crece conforme la oferta hotelera sigue su desarrollo, por lo que nuevos capitales buscan la diferenciación del producto, para dirigirse a un mercado en específico o lograr un mayor atractivo a la hora de la elección de viaje.

Frente a esta nueva era post-pandemia de cocvid-19, el mercado internacional busca no sólo la habitación y el servicio de todo incluido, sino va más allá y ahora la elección principal se da por la experiencia única que puede tener en su viaje, lo que ha llevado a muchos capitales a desarrollar conceptos únicos e irrepetibles que buscan atraer a ese turismo de mayor poder adquisitivo que no busca el paquete o el descuento, sino que paga lo que sea para poder vivir la experiencia.

Quintana Roo se sabe, había iniciado esa apuesta hace algunos años en medio de su desarrollo y la hotelería paso de un plan europeo a un todo incluido para atraer al huésped, pero ahora eso no ha sido suficiente y muchos desarrollos han apostado por parques temáticos dentro de sus conceptos, experiencias únicas y demás amenidades que complementan la oferta hotelera de este destino.

A ello, hoy se suma un concepto hotelero desarrollado sobre todo en hoteles boutique de capitales exclusivos que están apostando por ofrecer un hospedaje diferente y esta oferta inicia desde Isla Mujeres donde por muchos años se ha tenido la casa de caracol que ahora se puede habitar y hospedar bajo el alquiler de alguna plataforma, o los búngalos de la laguna Nichupté donde se ha desarrollado un concepto hotelero que permite la vista de la puesta de sol sobre el cuerpo lagunar o en Puerto Morelos donde se dan las cápsulas que ofrecen al vista panorámica a la naturaleza en una experiencia única, pero también se tienen las cápsulas, un hospedaje diferente en una cápsula donde el viajero puede descansar y tener un buen viaje en lo que realiza algún negocio o quiere este tipo de experiencias.

Más allá, en capitales mayores, se han desarrollado los hoteles temáticos como Nikelodeon, que hoy ofrece toda una experiencia con un parque temático y habitaciones ambientalizadas, similar al concepto que ha venido desarrollando la cadena de Hard Rock donde se puede encontrar una habitación totalmente musicalizada y ambientada al gusto del huésped.

Estos conceptos, le permiten al Caribe Mexicano avanzar en su atracción turística internacional y aunque muchos de estos nuevos conceptos, incluyendo el alquiler de yates de lujo completos para vivir la experiencia dentro de mar o las nuevas propuestas que hoy se dan en el sur del estado, como en la laguna Bacalar y otros destinos como Holbox o Chiquilà que están dirigiendo su hotelería a este tipo de conceptos hoteleros, están dirigidos al turismo de alto poder adquisitivo, que puede pagar una habitación en cinco mil y hasta los 40 mil pesos por noche, es una hotelería que también avanza y se diversifica en el estado.

 

[email protected]

GCH