>Aseguran están acabando con la reserva forestal 

Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 1 de abril.- El Ejido Bacalar continúa siendo víctima de la tala ilegal de maderas preciosas que están siendo comercializadas en carpinterías locales y que son quienes las utilizan para la construcción de negocios del giro turístico, por lo que los ejidatarios se han unido para implementar una serie de acciones y así evitar que se siga extrayendo madera de su ejido.

Felipe Castro Gómez presidente del comisariado ejidal, informó que es gracias a estas acciones que han puesto en marcha, que han podido evitar que se siga robando madera de su reserva forestal, detectando de manera oportuna a personas ajenas que ingresan a la selva y los cuales han puesto a disposición de las autoridades federales correspondientes de manera inmediata.

“Se sigue dando la tala clandestina en la selva alta del ejido Bacalar y las autoridades pues no habían podido o querido tomar cartas en el asunto y por eso nosotros hemos tenido que entrar al quite; el ejido es muy grande y hay muchos puntos donde ingresan los taladores que nos están saqueando gran parte de maderas preciosas, pero ya hemos detenido a varios vehículos que transportaban madera aserrada y troncos de árboles que fueron extraídos de manera ilegal de la reserva del ejido y las pusimos a disposición de las autoridades federales que esperamos ahora sí hagan su parte para investigar.”

Añadió que por la deforestación irregular de árboles como la caoba, el cedro, tzalam, machiche y el huano entre otros más, que se comercializan a costos muy elevados, que se está realizando en al menos unas 500 hectáreas de las 20 mil con las que cuentan, es que han instalado filtros de vigilancia en varios puntos de la reserva del ejido y así prevenir que sigan acabando con la riqueza forestal.

“Conformamos unos comités de vigilancia con la participación de elementos de la Policía Estatal y municipal, la Guardia Nacional, personal de la PROFEPA e integrantes del ejido para  filtros de inspección y rondines en distintos puntos de la reserva y además de que hemos logrado frenar la extracción de madera, también hemos decomisado equipos de radio comunicación y herramientas que utilizan para cortar los árboles, el objetivo no es enfrentar a los taladores clandestinos que a veces llegan hasta armados, sino evitar que continúen acabando con la reserva.”

Explicó que el ejido colinda con comunidades como Morocoy, Reforma, San Román, Juan Sarabia, Aarón Merino, por lo que brinda muchas facilidades para que los cortadores clandestinos de madera ingresen sin ser detectados y por lo cual mantendrán la vigilancia, ya que prevén que la afectación pudiera alcanzar más hectáreas, por lo que es indispensable mantener resguardada la zona y alejar a los taladores clandestinos.

lau.beytia@diariocambio22.mx 

GCH