• Una revisión detectó que el Instituto de Wuhan viola los protocolos de bioseguridad y no cumple con las regulaciones de Estados Unidos.

Redacción/CAMBIO 22

Una revisión detectó que el Instituto de Wuhan viola los protocolos de bioseguridad y no cumple con las regulaciones de Estados Unidos.

La administración de Biden detuvo formalmente el acceso del Instituto de Virología de Wuhan a los fondos estadounidenses, citando preguntas de seguridad sin respuesta para la instalación en el centro de la teoría de la fuga del laboratorio COVID.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos notificó al instituto sobre la suspensión y le dijo al laboratorio que busca que sea de forma permanente, según un memorando obtenido por Bloomberg News.

Una revisión del HHS que comenzó en septiembre planteó la preocupación de que la instalación con sede en Wuhan, donde surgió COVID por primera vez, está violando los protocolos de bioseguridad y no cumple con las regulaciones de Estados Unidos.

Las sanciones son la acción más drástica que ha tomado EU debido a que el laboratorio no compartió información en medio de investigaciones en curso sobre los orígenes de COVID.

EU y China todavía luchan con las consecuencias económicas de la pandemia

Vienen cuando los líderes de EU y China intentan establecer una mejor relación de trabajo entre los dos países, ya que ambos continúan lidiando con las consecuencias económicas de la pandemia que mató a 7 millones de personas.

La acción garantiza que un instituto de investigación global que alguna vez fue elogiado no recibirá más fondos federales de EU, dijo un portavoz del HHS en un comunicado enviado por correo electrónico.

El Instituto de Virología de Wuhan ha recibido más de 1.4 millones de dólares en subvenciones federales, incluso a través de subvenciones secundarias de los Institutos Nacionales de Salud, desde 2014. No ha obtenido nuevos dólares del NIH desde julio de 2020.

El instituto se ha convertido en un punto crítico en las discusiones sobre cómo comenzó la pandemia, y algunos, incluido el director del FBI, Christopher Wray, sospechan que podría haberse originado en las instalaciones.

Aunque EU no ha encontrado ninguna evidencia concluyente de que el virus haya surgido a través de la transmisión de animal a humano o de un accidente de laboratorio, ha identificado infracciones significativas en el protocolo de seguridad en el Instituto de Virología de Wuhan.

Estados Unidos también acusó a China y al laboratorio de obstruir las investigaciones sobre esas deficiencias.

El Instituto de Virología de Wuhan y el Ministerio de Relaciones Exteriores de China no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

En 2014, los NIH otorgaron una subvención a EcoHealth Alliance, una organización con sede en EE. UU. centrada en la prevención de enfermedades infecciosas, por “comprender el riesgo de aparición de coronavirus en murciélagos”.

El Instituto de Virología de Wuhan recibió una subasignación de esa subvención, que se ha enfrentado a un escrutinio por las preocupaciones de que respalde la llamada investigación de ganancia de función, donde se altera un patógeno para mejorar su capacidad de causar enfermedades.

Un informe de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de EU encontró que WIV recibió $1.4 millones de dólares entre 2014 y 2020, distribuidos del NIH y la Agencia de EU para el Desarrollo Internacional, a través de subasignaciones.

A principios de este año, la Oficina del Inspector General del HHS realizó una auditoría que determinó que NIH y EcoHealth Alliance no monitorearon de manera efectiva las adjudicaciones y subasignaciones, lo que limitó su capacidad para comprender la naturaleza de la investigación realizada e identificar áreas problemáticas.

A raíz de la decisión del HHS de suspender y potencialmente inhabilitar el laboratorio de Wuhan, los republicanos de la Cámara de Representantes pidieron al departamento que “considere una inhabilitación similar para EcoHealth Alliance”.

El liderazgo del Instituto de Virología de Wuhan aún no ha respondido al gobierno de EU desde su decisión de hacer que el laboratorio no sea elegible para futuras adjudicaciones federales, incluidos nuevos contratos, subvenciones y otras transacciones, dijo el portavoz del HHS.

El laboratorio no podrá realizar ningún negocio con EU como agente o representante de otros, y también se examinará cuidadosamente su afiliación con cualquier organización que haga negocios con el gobierno federal.

Sin embargo, el laboratorio de Wuhan puede impugnar la suspensión y la inhabilitación propuesta.

Una inhabilitación del HHS es un evento relativamente raro: la agencia inhabilitó a 15 entidades en 2020, según su informe público más reciente sobre las acciones.

El HHS tomó la decisión de suspender y potencialmente prohibir el laboratorio, independientemente de la comunidad de inteligencia de EU, que ha estado investigando durante mucho tiempo la aparición del nuevo coronavirus en Wuhan a fines de 2019.

El mes pasado, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional publicó un informe desclasificado que identificó problemas de seguridad en el instituto que podrían haber aumentado el riesgo de exposición accidental a virus.

Aun así, la comunidad de inteligencia dijo que no está al tanto de un incidente de bioseguridad específico que pueda haber provocado la pandemia.

Ese informe se produjo meses después de que el presidente Joe Biden firmara un proyecto de ley que exigía la desclasificación de la inteligencia relacionada con los posibles vínculos de la pandemia con el laboratorio.

 

 

 

 

Fuente: El Financiero

[email protected]

MRM