Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 10 de abril.- Ni siquiera la reapertura de la frontera con Belice ha permitido una mejora en la economía del poblado de Subteniente López, cuya situación va de mal en peor según declaró la delegada Sara Argüelles Lagos.

Y es que dijo que además de la falta de apoyos por parte del Ayuntamiento que ha generado el cierre de comercios y la migración de sus habitantes a otros puntos del estado o de la Península, ahora son los pequeños hoteles que se encuentran establecidos en dicha comunidad fronteriza los que han comenzado a bajar cortinas de manera definitiva, lo que únicamente agravará la situación que se vive en esa población.

“La situación aquí en Subteniente López es muy preocupante, la crisis económica es grave, ya no únicamente estamos perdiendo comercios, sino que también los hoteles que tenemos han comenzado a cerrar de manera definitiva, ya no pueden aguantar más los gastos de mantenimiento y menos si no hay turismo, la pandemia terminó por colapsar todo, lo peor es que hemos recurrido al Ayuntamiento y hasta hoy no hay una respuesta a nuestra solicitudes de apoyos para poder contar con recursos y ayudar a la población y tampoco nos han atendido las peticiones de contar con alumbrado y pavimentación.”

Explicó que todo se complicó, cuando el antiguo puente que comunica a esa población con el vecino país se cerró por las restricciones que impuso el gobierno de Belice a raíz de la pandemia, suspendiendo el paso vehicular por este cruce, por lo que dejó de existir el movimiento de personas que era lo que generaba derrama económica en esta comunidad.

“Esto se fue para abajo desde que cerró el viejo puente que va para la zona libre y se aperturó el Chactemal, en un principio se nos aseguró que el puente de Chactemal sólo sería para importar y el cruce antiguo sería el paso normal a la zona libre y de último minuto cambiaron las cosas, sin considerar las graves afectaciones a la economía que esto ha  ocasionado porque ya no es solo el cierre de muchos negocios, sino la falta de empleo, desplome en las ventas y una migración importante de personas, lo que está empeorando todavía más la situación que tenemos en el poblado.”

La Delegada dijo que buscarán un acercamiento con las autoridades federales, a fin de poder plantearles la necesidad de abrir nuevamente este paso y así poder generar inversión y fuentes de empleo y evitar convertirse solo en un pueblo de paso de los que salen de la zona libre y que ya no consumen, ni visitan los pocos negocios que quedan y que es lo que está propiciando que el poblado agonice.

 

[email protected]

RHM

WhatsApp Telegram
Telegram
Diario Cambio 22 - Península Libre