febrero 28, 2024 16:52

Renán Castro Madera, Director General

Redacción/CAMBIO 22

La compañía que gestiona el sumergible desaparecido en el Atlántico Norte en una inmersión turística al pecio del Titanic fue advertida varias veces que el vehículo podría sufrir problemas catastróficos de seguridad, según documentos judiciales.

Había cinco personas a bordo del Titán que, si seguía funcionando, tendría una reserva menguante de oxígeno, mientras una creciente flota internacional de barcos y aviones buscaba al vehículo operado por OceanGate Expeditions. La compañía de exploración submarina, con sede en Everett, Washington, ha hecho viajes anuales al Titanic desde 2021.

En la primera buena noticia desde que comenzó la búsqueda, una aeronave canadiense detectó ruidos submarinos, aunque no se había localizado el sumergible, según indicó la Guardia Costera de Estados Unidos.

David Lochridge, director de operaciones marítimas de OceanGate, escribió un reporte de ingeniería en 2018 indicando que la embarcación que se estaba desarrollando necesitaba más pruebas y que los pasajeros podrían verse en peligro cuando alcanzara profundidades extremas, según una demanda presentada ese año en una corte federal de distrito en Seattle.

OceanGate demandó a Lochridge ese año y le acusó de romper un acuerdo de confidencialidad, mientras que él presentó una contrademanda, alegando que se le había despedido de forma ilegal por plantear sus reservas sobre seguridad y ensayos. El caso se resolvió unos meses después de iniciarse con un acuerdo privado cuyos términos no se hicieron públicos.

Las preocupaciones de Lochridge se centraban en la decisión de la firma de basar la detección de fallos en un sensible control acústico, que detectaba sonidos producidos por el casco bajo la presión, en lugar de en un escaneo del casco. Lochridge dijo que la empresa le dijo que no había equipamiento que pudiera hacer esas pruebas en un casco de fibra de carbono de 12.7 centímetros de grosor.

“Esto era problemático porque esta clase de análisis acústico sólo identificaría cuando un componente estaba a punto de fallar, a menudo, milisegundos antes de una implosión, y no detectaría fallos existentes antes de someter el casco a presión”, indicó la contrademanda.

Además, el vehículo se diseñó para alcanzar profundidades de 4 mil metros, donde se encontraba el Titanic. Pero, según Lochridge, la ventana de pasajeros sólo estaba certificada para profundidades de hasta mil 300 metros, y OceanGate no quería pagar al fabricante para que produjera una certificada para 4 mil metros.

Las decisiones de la compañía, afirmó la contrademanda, someten a los pasajeros a un posible peligro extremo en un sumergible experimental, afirmó la contrademanda de Lochridge.

Sin embargo, la firma indicó en su demanda que Lochridge no es ingeniero y no fue contratado ni encargado de realizar servicios de ingeniería sobre el Titán. Fue despedido tras negarse a aceptar las garantías del ingeniero jefe de OceanGate, quien decía que el control acústico y el protocolo de pruebas eran en realidad un sistema mejor para detectar cualquier fallo de lo que sería un escáner, según los documentos.

También en 2018, la Marine Technology Society, que se describe como grupo profesional de educadores, legisladores, tecnólogos e ingenieros oceánicos, emitió su propia advertencia.

En una carta a Stockton Rush, director general de OceanGate, la asociación dijo que era crucial que la firma sometiera su prototipo a ensayos supervisados por un experto ajeno a la compañía antes de ponerlo en funcionamiento para salvaguardar a sus pasajeros, pero Rush se había negado a hacerlo.

La carta, de la que informó en un principio el New York Times, dijo que los miembros de la sociedad temían que la estrategia experimental actual adoptada por OceanGate pueda conllevar resultados negativos que tendrían graves consecuencias para todos en el sector.

En una entrevista de 2019 con la revista Smithsonian, Rush se quejó de que la estrategia de la industria estaba sofocando la innovación.

“No ha habido un herido en la industria de sumergibles comerciales en más de 35 años. Es obscenamente seguro porque tenemos todas estas normas, pero tampoco ha innovado o crecido porque tienen todas esas normas”, dijo.

 

 

Con información de AP

[email protected]

GCH

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com