Graciela Machuca Martínez

 

Mientras la clase política mexicana cierra los ojos ante la destrucción medioambiental que se está llevando a cabo en la Península de Yucatán con la construcción del Tren Maya en gran parte de los más de mil 500 kilómetros de la ruta y áreas aledañas, la mirada de observadores internacionales y de amplios sectores del pueblo de México está atenta a este desastre que las futuras generaciones, no solo del país, sino del planeta nos lo reprocharán.

Ante esta preocupación mundial, Wildlife Photographer of the Year, impulsado por el Museo Natural de Londres, reconoció a Fernando Constantino Martínez Belmar en la categoría de Fotoperiodismo, con una imagen tomada de la deforestación que dejó la construcción de una de las obras emblema del presidente Andrés Manuel López Obrador: el Tren Maya.

“El ganador de la categoría Fotoperiodismo #WPY59 es el mexicano Fernando Constantino Martínez Belmar por esta impactante imagen del devastador recorrido de una nueva línea ferroviaria turística que atraviesa el país”, informaron los organizadores del concurso por medio de su cuenta oficial en X (@NHM_WPY).

En la reseña del organismo premiador se dice que la imagen es una toma del tramo 5 del Tren Maya, en donde se muestra la cantidad de árboles que fueron talados para permitir la construcción de las vías férreas, mientras que a ambos lados aún se ve la inmensa vegetación. En el centro de la fotografía sólo se ven unos cuántos árboles una gran cantidad de troncos cortados y apilados.

La gráfica titulada por el autor como “The Tourism Bulldozer”, “refleja uno de los mayores ecocidios en la historia de la península de Yucatán” dijo en sus redes sociales Martínez Belmar.

De acuerdo al autor de la fotografía premiada, también biólogo de profesión, más de 6 mil hectáreas (es decir más de 10 millones de árboles) fueron deforestados para dar lugar a las vías del tren que recorrerá 5 estados en el sureste de México.

Quien tomó la imagen, a través de un dron, la cual recorre el mundo, insistió que este megaproyecto causa la fragmentación de una de las regiones más biodiversas del mundo: la selva maya, afectando a una gran número de especies de plantas y animales protegidos.

Como lo han dicho y documentado otros especialistas, esta obra tiene un impacto negativo en algunos de los sistemas de cuevas de mayor tamaño en el mundo, “amenazando la viabilidad de la principal fuente de agua en la península de Yucatán, el gran acuífero maya”.

Tanto organizaciones ambientalistas a nivel nacional e internacional, así como comunidades de la región, desde el 2018 han venido denunciado tanto mediática, como jurídicamente los graves daños e irreparable que están teniendo los diversos ecosistemas atravesados por el trazo del ferrocarril que pasa por los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Además, de los daños medioambientales evidentes, cuyos efectos serán permanentes lo que afectará la biodiversidad a nivel global, el pueblo de México está enfrentando otros efectos por la disminución presupuestal en sectores como salud, educación, vivienda, agropecuario, deportes, ciencia, investigación, entre muchos más, ya que el gobierno federal, por medio de la mayoría que tiene en la Cámara de Diputados Federal ha destinado la mayor parte de los recursos para las obras principales de la presente administración.

Primero está el Tren Maya, luego la Refinería que se encuentra en Tabasco la tierra de origen del presidente de la república, el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec y el Aeropuerto Internacional de Santa Lucia.
Dichas obras, han sufrido un incremento de más del 300 por ciento, con respecto a los costos anunciados en el año 2020, lo que ha llevado a que el país se siga endeudando, como lo demuestra la deuda que tiene el país con organismos internacionales.

La obra del Tren Maya dejará endeudado al país por décadas, ya que por medio de la hacienda pública se seguirá pagando dicha inversión, así como la operación, pues de acuerdo a la Secretaría de la Defensa Nacional, desde ahora duela de la empresa que financió el pueblo de México, se logrará su consolidación hasta el año 2042.
Dicha dependencia federal dio a conocer por medio del Diario Oficial de la Federación (DOF) el Programa Institucional de la Empresa de Participación Estatal Mayoritaria (EMEM) “Tren Maya” S.A. de C.V. en el que se destaca ésta se consolidará en 2042.

“Hacia el 2042, la empresa Tren Maya, S.A. de C.V., se encontrará consolidada y será reconocida como uno de los principales medios de transporte ecológico en el mundo, dedicada al desarrollo integral de la economía del país, fortaleciendo la conectividad nacional e internacional, mediante la implementación de alianzas estratégicas comerciales con el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec y Centroamérica”, se lee en el DOF.
También este 19 de octubre, la Cámara de Diputados aprobó, en lo general, modificaciones a la Ley Federal de Derechos, donde se incluye la creación de un fideicomiso en el que se depositará lo cobrado por concepto de Derecho de No Residente, y se destine en la operación del Tren Maya.

Dicho fideicomiso fue aprobado con 239 votos a favor por parte de Morena, PT, y PVEM, 196 en contra de PAN, PRI, PRD y MC y dos abstenciones, la iniciativa que forma parte del Paquete Económico para el siguiente año establece para la modificación al artículo 18-A de la ley que:

“Los ingresos obtenidos del derecho relativo a la prestación del servicio, consistente en la expedición de la condición de estancia a las personas visitantes, sin permiso para realizar actividades remuneradas que ingresan en el país con fines turísticos se destinen al fideicomiso público federal sin estructura para la empresa Tren Maya”.
La apuesta del presidente de México es fortalecer financieramente a la cúpula militar del país para pagarle el favor que el golpe de Estado en su contra fuera blando.

[email protected]

AFC