Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 16 de octubre.- Con la firma del convenio de colaboración administrativa con los gobiernos estatal y federal y el cual, los municipios de Bacalar y Othón P. Blanco, quedaron facultados para hacer el cobro por el uso, goce o aprovechamiento de la zona federal contigua al vaso o cuerpo lagunar.

En este sentido, integrantes del Consejo Comunitario de la Cuenca de la Laguna de Bacalar, convocaron este lunes a rueda de prensa, para manifestar que antes de que las autoridades comiencen a aplicar los cobros a los propietarios de negocios y hoteles que se encuentran a la orilla de la laguna, deberán proporcionarles información detallada, para ver las implicaciones que esto pudiera tener, de acuerdo con María Luisa Villarreal consultora del Ejido Aarón Merino Fernández.

“Lo que se va a hacer ahorita es analizar el decreto y ya que se entienda en que consiste toda esta parte, se va a proceder a hacer una declaración oficial por parte del Consejo Comunitario, hay incertidumbre y la cosa es revisar y ver cuales son los alcances y en base a eso también hay muchas cosas que se tienen que resolver de zona federal que se han ido quedando pendientes; el ejido Aarón Merino está al norte de Bacalar y son 11 kilómetros que tenemos de litoral, donde están todos los hotelitos y desarrollo.”

Los ejidatarios y no ejidatarios, mostraron unidad en torno a esto y advirtieron que los cobros deberán ser justos, ya que no permitirán abusos, ni violaciones a sus derechos, por lo que analizarán con lupa el proceder y actuar de las autoridades.

El convenio que fue publicado en el Periódico Oficial del Estado, autoriza a los Ayuntamientos para asumir funciones operativas de administración, en relación a los ingresos federales por concepto de los derechos a los que se refiere el Artículo 232 de la Ley Federal en la materia y que según con el dirección de catastro, es similar al que realiza la Zona Federal Marítimo Terrestre en las regiones turísticas que tienen una ventana al mar, solo que en el caso de Bacalar y Othón P. Blanco, aplicará a los inmuebles que se encuentran a la orilla de la Laguna o ríos.

Se estima que los ingresos, podrían oscilar en alrededor de 47 millones de pesos en el caso del Pueblo Mágico y de 15 millones para el municipio capitalino, ya que no solo tendrán la facultar para cobrar, sino también de solicitar el pago, emitir informes y transparentar el uso del mismo, recibiendo el 90% de los ingresos por este, en tanto que el 10% restante será enviado a la federación, adicional al 100% al que accederán por los gastos de ejecución y multas impuestas por el incumplimiento del pago, aunque de igual manera podrán aplicar descuentos y hasta condonarlo.

Actualmente ya están en la etapa de integración del Comité Técnico que apoyará y vigilará los ingresos obtenidos por este concepto, que se destinarán según a obras, programas y acciones para la comunidad y brindarán informes y asesorías a todo aquel que lo requiera.

 

[email protected]

JFCB