Francisco Hernández / CAMBIO 22

CHETUMAL, 5 de mayo.- Este jueves 5 de mayo se conmemora el aniversario 124 de la fundación de Payo Obispo, hoy la ciudad de Chetumal, realizada por el Almirante Othón Pompeyo Blanco en la desembocadura del río Hondo, en el año 1898.

Lamentablemente este aniversario ya no importa a las autoridades del gobierno del estado, que sobre todo en la administración de Carlos Joaquín han desdeñado de manera marcada a la capital, y en esta ocasión no fue la excepción, pues aunque se trataba de la última ocasión que se cumple la efeméride en su sexenio, el gobernador no asistió a encabezar la ceremonia cívica.

Tampoco estuvo la presidenta de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, diputada Euterpe Gutiérrez Valasis, o el presidente de  la Junta de Gobierno y Coordinación Política de la Legislatura, el diputado Eduardo Lorenzo Martínez Arcila; ni el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Gustavo Adolfo del Rosal; y para rematar con los desaires a la capital, tampoco se presentó la presidenta municipal de Othón P. Blanco, Yensunni Martínez Hernández, a pesar de que se trata de la ciudad que gobierna.

Los poderes del estado y el ayuntamiento enviaron sólo funcionarios “segundones” para encabezar la ceremonia, que se realizó al pie del monumento erigido al Almirante Othón Pompeyo Blanco Núñez de Cáceres, ubicado frente al muelle fiscal.

Estos fueron: José Manuel González Acosta, oficial mayor de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), en representación del gobernador; Gerardo Martínez García, secretario general del Congreso del Estado; Pavel Hernández Chi, titular de la Unidad de Vinculación Fiscal y Administrativa, por el Poder Judicial; y la regidora Cindy Livier Yah May acudió en representación de la presidenta municipal.

La oradora oficial fue la presidenta de la Asociación de Hoteles de Centro y Sur del Estado, Bertha Medina Núñez de Cáceres, bisniesta del fundador de la ciudad, quien no pudo disimular su contrariedad ante este desaire.

En su discurso, además de enfatizar el orgullo que siente por ser descendiente de payobispenses destacó el mensaje de despedida de Othón Pompeyo Blanco, cuando dejó Chetumal para acudir a cumplir otro encargo que le hizo el gobierno de la República.

A los entonces payobispenses, el Almirante les dijo: “A este Pueblo, a quien me dirijo en esta ocasión, a los habitantes de Payo Obispo y congregaciones vecinas, no olvidéis que sois los fundadores pacíficos de estas tierras, y que a vosotros toca velar por el crecimiento y desarrollo del lugar que ustedes habéis adoptado como vuestro. Dedicad a él una gran parte de vuestra energía para lograr su bienestar. Sabed que los pueblos son ante el mundo lo que sus hijos que abriga su seno quieren que sea”.

 

[email protected]

RAM