Redacción/CAMBIO 22

Mérida.- Colectivos de observación denunciaron que militares a cargo del recién inaugurado parque de La Plancha exigen que pidan permiso para usar binoculares, cámaras fotográficas o acudir en grupo para observar a los pájaros.

De acuerdo con los testimonios y múltiples quejas en redes sociales tampoco se podrá acudir a observar aves al parque La Plancha, a menos que obtengan un permiso.

“Le decimos al gobierno federal que como yucatecos y visitantes no nos sentimos seguros en su parque-cuartel militar”, señaló en su cuenta de Facebook el grupo Cardenales Birding Club, con sede en Yucatán.

El parque fue inaugurado por el presidente Andrés Manuel López Obrador hace apenas dos semanas y desde su apertura usuarios han denunciado que se obstaculiza el acceso, se prohíbe usar patines y bicicletas.

También son conminados a retirarse en horas de la noche y prácticamente nadie puede estar de madrugada.

El parque cuyo costo fue de mil 300 millones y se inauguró el 20 de noviembre por el presidente, y el gobernador de Yucatán, Mauricio Vila, no está a cargo ni del gobierno estatal ni del ayuntamiento de Mérida, sino del organismo denominado Grupo Olmeca-Maya-Mexica, una empresa militar que nombró a un administrador del parque.

El coronel de Fuerza Aérea, José Arnulfo Escamilla Novelo, fue el designado, quien en su primer día de trabajo literalmente sacó del lugar a decenas de niños y sus padres que acudieron con intenciones de patinar o montar bicicleta.

El argumento que se les dio es que las zonas donde pretendían patinar son para uso exclusivo de patinetas, que sigan normas de una empresa certificadora.

El coronel con uniforme de campaña camuflajeado se enfrentó a los padres de familia con sus niños y en voz alta les dijo que la pista se hizo en acuerdo con una empresa llamada California Skateparks (no aclaró quién tomó esa decisión y por qué) y le endosó la responsabilidad de las restricciones al gobierno del estado, que se ha negado a aclarar o desmentir la información.

Antes les recordó que el inmueble es un parque público y también es una propiedad federal.

Piden no obstaculizar la observación de aves en Mérida

Los observadores de aves subieron a su cuenta Colectivo Cardenales una publicación con el título “Parque no pajareable”, afirmando que fueron hostigados por militares y luego conminados a retirarse.

“La situación que queremos comentarles es que a menos de 40 minutos de haber llegado comenzamos a notar que los trabajadores del parque (soldados) comenzaban a grabarnos y a tomarnos fotos”. 

Poco tiempo después, añade la publicación, un grupo de elementos de la Guardia Nacional dijo que no se les permitía observar aves sin un permiso y les indicó que debían pasar a las oficinas del parque para conseguirlo.

En las oficinas los militares les dijeron que no pueden usar cámaras o binoculares en el parque al ser propiedad federal, a menos que saquen un permiso.

 

 

Fuente: Latinus

[email protected]

HBS