Redacción/ CAMBIO 22

CHETUMAL, 13 de octubre. –Vecinos del fraccionamiento Caribe presentaron una seria denuncia sobre una presunta fábrica clandestina de frituras que está causando molestias y problemas de salud en la comunidad. Según los residentes, en el interior de esta supuesta fábrica se estaría friendo chile para la elaboración de sus productos, lo que ha resultado en lesiones y alergias entre los habitantes de la zona.

El centro de la controversia se ubica en un domicilio de la calle Curacao, entre avenida Chetumal y Naranjal, donde se presume que se manufacturan botanas y tostadas que posteriormente se distribuyen en diversas tiendas de Chetumal. Sin embargo, los gases emitidos durante el proceso de cocción se dispersan por toda la zona, causando molestias tanto a niños como a ancianos.

Las quejas de los vecinos han sido múltiples, y varios niños han experimentado erupciones en la piel que los profesionales de la salud atribuyen a la exposición a los gases con picante que se perciben en las calles y en las casas cercanas.

La preocupación de la comunidad radica en la sospecha de que los propietarios de esta presunta fábrica clandestina podrían estar sobornando a los verificadores de diversas autoridades, incluyendo el ayuntamiento de Othón P. Blanco, la Procuraduría de Protección al Medio Ambiente y la Procuraduría del Consumidor, ya que, a pesar de que se han iniciado procedimientos de verificación, ninguno de ellos parece avanzar.

Varias instituciones, como la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) y la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), además de las mencionadas, han acudido a revisar la propiedad. Sin embargo, hasta el momento, solo el ayuntamiento ha colocado sellos de clausura en el lugar y en la pared, para no perjudicar la entrada, lo que es considerado por los denunciantes, como una artimaña.

La preocupación de los vecinos se acentúa debido a la falta de avances y la negativa de las autoridades a proporcionar información sobre el estado de los procesos que parecen estar estancados. Mientras tanto, la comunidad continúa sufriendo las consecuencias de los vapores y gases que afectan a la calle en cuestión y a las casas circundantes.

 

 

[email protected]

JFCB