► “Si con los chilangos estábamos mal, con los chiapanecos estamos peor”, señalan agentes

 

Redacción/CAMBIO 22

CANCÚN, 21 de mayo. – Tras darse a conocer la separación del cargo de Pedro León Toro Peña como director de la Policía de Investigación, los agentes a su cargo han externado las carencias que sufren en la corporación desde su llegada el año pasado y presuntos actos de corrupción.

Y es que, según lo dicho por agentes de investigación de la Fiscalía General del Estado, cuando Pedro León Toro Peña asumió el cargo como director, trajo consigo a 200 personas que asumieron cargos y puestos estratégicos dentro de la Fiscalía.

“Desde que llegaron tienen controlado todo, sobre todo, la Fiscalía de Narcomenudeo de Cancún, que la convirtieron en su caja chica”, señalan.

Por si eso fuera poco, los agentes aseguran que desde la llegada de Toro Peña, no cuentan con insumos y material básico para realizar sus tareas diarias.

Esto incluye la falta de servicio básico en los vehículos que utilizan para sus labores, pues cuando necesitan alguna reparación, tienen que poner de su bolsa, incluso; hasta para comprar la papelería necesaria.

“Nos quitaron todo, hasta el servicio de los carros, nos dan mil 600 pesos por camioneta cada quincena, lo que se traduce a unos 5 litros diarios, lo cual es insuficiente y si hay que hacer una reparación, nosotros tenemos que comprar las piezas”, acusan.

Además, los agentes inconformes dieron a conocer que cuando algún agente tiene que salir de comisión a otro Estado por su trabajo, ellos tienen que poner de su bolsa para poder moverse, pues no les pagan viáticos.

“Cuando Montes de Oca trajo a los chilangos estábamos mal, pero ahora con los chiapanecos que trajo Raciel, estamos peor”, externaron los agentes.

 

redaccionqroo@diariocambio22.mx

JFCB