Redacción/CAMBIO 22

CHETUMAL, 6 de julio.- En su segunda sesión del tercer período extraordinario de sesiones, la XVII Legislatura de Quintana Roo aprobó la declaración de la Charrería como Patrimonio Cultural Intangible del Estado, con el fin de salvaguardar y proteger esta actividad.

La charrería es importante por ser una práctica que promueve y preserva la cultura y la identidad mexicanas, ya que a lo largo de la historia, sus manifestaciones artísticas son parte de la gastronomía, la música, el cine y el desarrollo comunitario en distintas partes de México, consideró el Congreso local en su dictamen con proyecto de decreto, que fue aprobado por mayoría de 21 votos a favor y uno en contra de los diputados presentes, en los primeros minutos de la madrugada de este jueves.

Al nombrar la charrería como Patrimonio Cultural Intangible, se reconoce su valor cultural y la importancia de preservar y promover esta práctica tradicional mexicana, lo cual permite establecer medidas de salvaguardia, así como el fomento de su continuidad y desarrollo en el futuro ya que se reconoce como una manifestación que combina festividad y cultura, y se distingue por su identidad, costumbres y códigos de vestimenta propios.

El decreto describe los elementos del llamado Deporte Nacional, consistente en 9 suertes que contemplan 10 destrezas diferentes, destacando que incluye la presencia femenil con las escaramuzas, así como las características de la indumentaria utilizada en su práctica, cubriendo todos ellos en la declaratoria.

En el dictamen del decreto, se hizo énfasis en el origen de la charrería en Quintana Roo y se destaca su importancia en la identidad Estatal, destacando los premios nacionales que han logrado las asociaciones locales.

Además, de indicar que otras 21 entidades federativas en México ya han reconocido a la charrería como Patrimonio Cultural Inmaterial, lo que evidencia su relevancia a nivel nacional.

Asimismo, se enfatizó la necesidad de preservar la charrería como una parte activa de la vida actual y garantizar su transmisión a las generaciones futuras, mediante referencias a los antecedentes legales y los tratados internacionales relacionados con la protección del patrimonio cultural.

También se hizo hincapié en la importancia del cuidado de los caballos, que son parte fundamental de esta tradición.

La XVII Legislatura ha reconocido el valor cultural y la importancia de preservar y promover de la charrería, como parte del patrimonio cultural e histórico, no sólo de México sino de la humanidad, lo que ayuda a difundir su conocimiento y apreciación en Quintana Roo.

No obstante, cabe mencionar que gran parte de la motivación por la cual se promovió esta declaratoria es proteger la actividad contra la tendencia política de ampliar las restricciones en el uso de los animales de carga y tiro con el pretexto de evitar el maltrato animal, pues hay que recordar que en esta misma Legislatura se tiene en estudio una iniciativa que propone prohibir el tránsito de esos especímenes por caminos asfaltados, lo cual impediría la realización de las tradicionales cabalgatas y las labores de personas que requieren de esos animales para su actividad productiva.

 

 

[email protected]

JFCB