mayo 28, 2024 09:16

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

mayo 28, 2024 09:16

 

  • La llegada de la “abundancia” es un nuevo discurso de quienes administran el arribo de herramientas basadas en inteligencia artificial.

 

Redacción/CAMBIO 22

Quienes llegaron adultos a este siglo recuerdan con escalofríos esa frase: “con el petróleo, tenemos que acostumbrarnos a administrar la abundancia”.

Este texto va por otro lado. No se basa en la histórica frase de un denostado presidente como José López Portillo, quien debió comerse sus palabras y administrar una severa crisis, que derivó en un largo periodo de mediocre crecimiento nacional hasta ahora.

La llegada de la “abundancia” es un nuevo discurso de quienes administran el arribo de herramientas basadas en inteligencia artificial. Abundancia es una palabra que mencionan Marc Andreessen, Sam Altman y Elon Musk… entre otros.

Para entrar al tema, pónganse en los zapatos de la gerente de “marketing”.

Al inicio de 2022, ella debía administrar un equipo de personas que entre otros incluía a los creativos: una diseñadora; un editor de video, un ilustrador, un fotógrafo, un escritor… no importa si los tenía en nómina o pagaba freelancers.

¿Cuánto cuesta un equipo así durante un mes? ¿30 mil, 60 mil, 100 mil pesos, más?

Sin demérito del extraordinario resultado que puede derivar de un equipo humano, este año la misma gerente de marketing pudo reducir la asignación de esas tareas a una persona con las suficientes habilidades para utilizar Leonardo, Canva y ChatGPT, y conseguir un trabajo cuyo resultado cuesta distinguir de los anteriores.

Con una diferencia: la dramática reducción en precios con herramientas que cuestan todas juntas menos de 2 mil pesos mensuales.

Con la inteligencia artificial destacan al menos dos perspectivas, la más ruidosa es la del final de los tiempos: la posibilidad de que su capacidad que pronto debe superar la de la inteligencia humana se vuelva incontrolable y derive en el derrumbe de nuestra civilización.

Otra empezó a hacer olas desde el verano con versiones como la de  Marc Andressen, quien se hizo famoso con Netscape; Sam Altman polémico director de OpenAI (ChatGPT) y Elon Musk, quien no necesita referencias, pero conviene resaltar que lanzó hace poco su xAI Grok, competencia de ChatGPT.

Recopiló sus opiniones Peter H Diamandis, escritor y administrador de un fondo de inversión de 600 millones de dólares llamado Bold Capital Partners, que apuesta a la creación de tecnologías para atender la salud. En su ‘newsletter’ del domingo incluyó estas frases que atribuye a Musk y a Altman, respectivamente:

“Esto significa un futuro de abundancia: Un futuro donde no haya pobreza, donde la gente pueda tener lo que quiera en términos de bienes y servicios”, dijo uno; “Vemos un camino en el que el mundo se vuelve mucho más abundante y mejor”, advirtió aparte Altman.

¿Cuál es la lógica en su visión? ¿No estamos hablando de que Leonardo puede sustituir con su inteligencia artificial a fotógrafos e ilustradores? ¿Qué pasa con Canva, que puede hacer lo mismo con diseñadores y editores de video? ¿Qué va a pasar con esas personas?

La respuesta a esas preguntas puede estar en otra frase atribuida, nuevamente, al director de OpenAI, que en resumen explica que la inteligencia artificial lo que brinda es la disponibilidad de inteligencia equivalente a la de un equipo de decenas o centenas de personas, que queda a disposición de quien quiera concentrarse en un proyecto específico.

“Todo el mundo tiene una empresa de 10 mil expertos en todos los campos que pueden trabajar muy bien juntos. Y si alguien quiere centrarse en curar enfermedades, puede hacerlo. Y si alguien quiere centrarse en hacer gran arte, puede hacerlo. Pero si piensas en el costo de la inteligencia y la calidad de la inteligencia, el costo está cayendo, la calidad está aumentando mucho y lo que la gente puede hacer con eso, es un mundo muy diferente”.

¿Eso aplicaría para una diseñadora que haya soñado con hacer ropa para su ciudad?

Coincide con él Andreessen: “cada científico tiene un asistente, colaborador y socio de IA que ampliará enormemente su alcance de investigación y logros científicos. Cada artista, cada ingeniero, cada empresario, cada médico”. “Los avances científicos y las nuevas tecnologías y medicamentos se expandirán dramáticamente”, vaticina el inversionista.

Aquí no defiendo el discurso fatalista o el otro, quizás utópico, pero es indispensable analizar todas las perspectivas, principalmente para quien ocupa puestos de liderazgo, incluso en su familia. Mañana seguimos.

 

Fuente: EL FINANCIERO

[email protected]

NMT

¡Únete a nuestras comunidades del Diario Cambio 22 en Whatsapp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.

WhatsApp Telegram
Telegram



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com