Redacción/CAMBIO 22

Según la prensa española, el exjugador de Pumas aceptará los cargos por los cuales se le acusa con el fin de reducir la condena. La nueva estrategia de Alves, viene después de haber cambiado de abogado hace unos días. El brasileño enfrenta de 8 a 10 años de prisión por violación a una mujer en el baño de un antro de Barcelona.

A cambio de evitar la cárcel, en conjunto con su equipo jurídico, habría decidido declararse culpable y además, ofrecerse a pagar una cantidad importante en compensación por el daño hacia la víctima. La jueza es quien debe aprobar antes que exista tal opción, y después tendrá que ser aceptada o rechazada por la víctima y su equipo de abogados, quienes ya habría descartado este tipo de propuesta antes.

¿Y su familia?

La mamá del exfutbolista de 40 años, Lucía Alves, se ha expresado rotundamente a través de su Instagram a lo largo de lo que ha durado su hijo en prisión preventiva. Ha condenado el desarrollo del caso en varias ocasiones, y ha tirado indirectas para todo mundo, incluyendo Joana Sanz, su todavía nuera. Sin embargo, no lo ha hecho sobre esta noticia.

Joana Sanz mantiene su distancia, aunque recientemente regresó a Barcelona con sus hijos. Solicitó el divorcio de Dani Alves durante su llegada, pero frenó el proceso la semana pasada. Quizás tenga que ver con la estrategia del equipo de abogados de su esposo, de alguna manera u otra.

Hace apenas un día, Dinorah Santana, primera esposa del exjugador y también representante, le retiró todo su apoyo y declaró que la había manipulado desde que se encontraron en la cárcel donde permanece. Parece ser que pronto las cosas se explicarán por sí solas.

 

 

 

 

Fuente: Marca

[email protected]

MRM