Redacción/CAMBIO 22 

El 3 de febrero Pablo Lyle fue sentenciado a cinco años de prisión, ocho años de libertad condicional y 100 horas de servicio comunitario por el homicidio involuntario de Juan Ricardo Hernández.

Muchos de los detalles de la condena del actor aún son desconocidos, pero se sabe que el protagonista de Mirreyes vs. Godínez estaría en la correccional Turner Guilford Knight (TGK), al menos hasta que se apele la sentencia, si es que la defensa del sinaloense así lo busca.

La Turner Guilford Knight se ubica en Miami y es considerada una prisión de mínima seguridad, aunque tiene un área especial para los detenidos más peligrosos. Esta correccional es una de las más famosas de Florida ya que es el principal centro de detención del condado de Miami-Dade y en alguna ocasión Justin Bieber estuvo preso en ese lugar.

Este sitio cuenta con capacidad para aproximadamente mil 300 presos, los cuales son separados según la gravedad del delito por el que se encuentran ahí.

En la correccional, algunos reos -aquellos que no necesitan de una supervisión estricta- pueden acceder a una zona especial de dispersión, en ella hay una sala de televisión y juegos, pero tiene horarios restringidos de uso y las 24 horas cuenta con vigilancia.

Quién era Juan Ricardo Hernández, el hombre que murió tras ser golpeado por Pablo Lyle

Una de sus características es que bajo su techo hay hombres y mujeres, adultos y jóvenes, así como todo tipo de delincuentes, por ello es que hay diferentes tipos de celdas, según el Miami New Times. Para aquellos que cometieron crímenes graves o son considerados peligrosos, hay celdas individuales.

La mayoría de las habitaciones son pequeñas y el tiempo en el que pueden estar los presos en el patio es de solo una hora al día, algo que se buscó compensar con televisiones en algunas celdas.

En años anteriores, esta prisión tuvo varios problemas por las condiciones en que se encontraban algunas de sus áreas. Según el Miami New Times, parte del personal y reclusos han sufrido de problemas de salud por salmonella, derrame de diésel y filtración de aguas residuales a la cocina.

Desde el pasado octubre, cuando el actor fue declarado culpable, se encontraba detenido en este lugar.

Hasta el momento no se sabe si los abogados de Pablo buscarán la apelación a la sentencia del actor, pues tienen 30 días para iniciar este proceso.

Ya que después de que Juan Ricardo Hernández murió, el protagonista de Mi adorable maldición estuvo en prisión domiciliaria y también estuvo en el Centro Correccional El Doral, estos casi cuatro años se restarán de la sentencia de cinco años en la cárcel y ocho en libertad condicional.

En cuanto al servicio comunitario, hasta hoy se desconoce en qué consistirán las actividades que realice el sinaloense.

¿Qué hizo Pablo Lyle para ir a prisión?

El actor fue declarado culpable de homicidio involuntario por la muerte de Juan Ricardo Hernández en 2019. Después de una discusión por un incidente vial, Pablo le dio un golpe en la cara al cubano de 63 años. El hombre cayó y su cabeza golpeó contra el asfalto, lo que le provocó una lesión cerebral y, posteriormente, la muerte.

Desde octubre de 2022 la fiscalía recomendó a la jueza del caso, Marisa Tinkler, que fuera sentenciado a entre nueve y 15 años en la cárcel. Usualmente, la jueza se apega a esta recomendación, pero la defensa de Lyle inició una moción para que fuera reducida.

Para que esto pudiera llevarse a cabo, varias personas tuvieron que volver a hacer declaraciones buscando conmover a la jueza, fue por ello que el histrión habló de su arrepentimiento y se disculpó con la familia de Juan Ricardo antes de que se leyera su sentencia, según explicó la abogada Sandra Hoyos.

 

 

Fuente Infobae

[email protected]

MRM