Redacción/CAMBIO22

Una de las mujeres más conocidas en México durante los últimos cinco años es Yalitza Aparicio, quien tomó fama internacional luego de ser la primera mujer indígena en ser nominada a Mejor Actriz por su trabajo protagónico en la película “Roma” de Alfonso Cuarón.

Sin embargo, antes de protagonizar el filme de este aclamado director mexicano y convertirse en una figura reconocida en el mundo del cine, Yalitza Aparicio llevaba una vida relativamente común en su ciudad natal de Tlaxiaco, en el estado de Oaxaca, México.

Fue durante un proceso de casting improvisado en su escuela de maestros cuando Alfonso Cuarón y su equipo la descubrieron para el papel principal en “Roma”. Su autenticidad y su capacidad para conectarse con el personaje de Cleo fueron lo que llamó la atención de Cuarón y lo llevó a seleccionarla para el papel.

Sobre la vida de Yalitza antes de participar en “Roma”

La ahora famosa actriz estudió para convertirse en maestra de preescolar en la Escuela Normal Rural Vanguardia, en Tlaxiaco. Tenía la intención de seguir una carrera en la educación y trabajar con niños pequeños.

Vivió en una familia humilde en Tlaxiaco, pues son originarios de una comunidad rural en el suroeste de México, donde las tradiciones culturales y la vida cotidiana en muchas ocasiones están vinculadas a la agricultura y actividades locales, al mismo tiempo en que ayudaba a su comunidad a través de la educación a las infancias.

Como miembro de una comunidad indígena mixteca, Aparicio estaba conectada con su patrimonio cultural y sus raíces y además del español, su idioma mixteco y estaba involucrada en las tradiciones y costumbres de su comunidad, al mismo tiempo que vivía en un hogar humilde con muros de lámina.

Después de su participación en “Roma”, la vida de Yalitza Aparicio cambió drásticamente. Su actuación recibió elogios de la crítica y la audiencia, lo que la llevó a obtener reconocimiento internacional y a ser nominada al Premio de la Academia, algo que además de hacerla una estrella mexicana, también benefició a su familia, generando los recursos necesarios para llevar un estilo de vida con mayores comodidades, oportunidades y seguridad.

 

Fuente: El Heraldo

[email protected]
MER