Redacción/CAMBIO 22

CANCÚN, 18 de octubre. – Aunque trataron a toda costa de ocultarlo, finalmente salió a relucir que la mujer ejecutada a balazos esta mañana en Prado Norte, era custodia del Cereso de Cancún, sumando así cuatro custodios ejecutados en este año; dos de ellos mujeres.

Pese a la gravedad del caso que evidencia una vez más la corrupción y protección a miembros del crimen organizado recluidos en ese centro penitenciario,  autoridades de seguridad estatales de manera sospechosa Intentaron ocultarlo.

Qué se esconde en esos casos para que intenten desviar el curso de una realidad objetiva que envuelve más en una estela criminal y de violencia al principal destino turístico del país.

Tras darse a conocer la ejecución de una mujer, esta mañana en el fraccionamiento Prado Norte, las autoridades guardaron total hermetismo en torno a este caso.

Finalmente, salió a relucir que la mujer ejecutada era una custodia del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Cancún, identificada como Luz del Alba C. S.

Los sicarios llegaron directo hacia ella cuando iba a abordar su vehículo para ir a trabajar, disparándole directo a la cabeza y el tórax.

Con este hecho, suman ya cuatro custodios ejecutados en lo que va de este año en Cancún, dos de ellas mujeres.

El primero de ellos, fue el custodio Roberto N., quien fue ejecutado a balazos en el mes de mayo, afuera de su domicilio, en la región 98 de esta ciudad.

En septiembre, una celadora del Centro de Retención Municipal mejor conocido como “Torito”, identificada como Olga Lidia N., fue ejecutada  a balazos en la región 260.

La mujer policía era custodia en el Cereso, pero luego de recibir amenazas fue transferida al Torito, lo cual no sirvió de nada porque terminó asesinada.

El tercer caso se registró también en septiembre, cuando  el coordinador de custodios Jonás N., fue ejecutado a unos cuantos metros del Cereso.

Con la ejecución de custodios, se refleja la falta de gobernabilidad que hay en el Cereso de Cancún, el cual es controlado por reclusos que forman parte de grupos delictivos que operan en la entidad.

Aun cuando se han hecho traslados de reos supuestamente los más peligrosos, las cosas en el Cereso no cambian, y ahora, el cuerpo de custodios se encuentra presa del miedo.

 

[email protected]

JFCB