Redacción/CAMBIO 22

El gobierno federal decretó la expropiación de 774 mil 456 metros cuadrados de predios (equivalentes a 77.4 hectáreas) correspondientes a 94 predios de propiedad privada para obras del Tren Maya en diversos municipios de Chiapas, Campeche, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán.

Como presidente electo, en octubre de 2018, Andrés Manuel López Obrador prometió que no habría expropiaciones para el proyecto del Tren Maya; actualmente, el argumento del gobierno para justificar las tomas de tierra es que esa obra se orienta a incrementar la derrama económica del turismo en la península de Yucatán, crear empleos e impulsar el desarrollo sostenible”.

Este viernes se publicó en el Diario Oficial de la Federación que los predios expropiados se encuentran en los municipios de Palenque, Chiapas; Tenosique y Balancán, Tabasco; Escárcega, Tenabo, Hecelchakán y Dzitbalché, Campeche; Tixkokob, Maxcanú, Umán, Mérida, Chocholá, Tixpéhual, Kanasín, Cacalchén e Izamal, en Yucatán; así como Bacalar, Felipe Carrillo Puerto, Othon P. Blanco y Tulúm, Quintana Roo.

Las dimensiones de los predios expropiados varían: van de 45 metros cuadrados, hasta cuatro hectáreas (42 mil 909 metros cuadrados) en el municipio de Escárcega.

De acuerdo con la publicación, los inmuebles expropiados son necesarios e idóneos para la construcción de los tramos 1, 2, 3, 6 y 7, y el funcionamiento integral del proyecto Tren Maya.

Hasta antes de este anuncio, el gobierno federal había expropiado 15 mil hectáreas de terreno por causa de utilidad pública.

A diferencia de la expropiación más reciente, la anunciada el 23 de junio pasado, en este caso no se especificó el monto a pagar por la expropiación y se llama a quienes tengan un interés jurídico en los predios señalados a que acudan a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Urbano y Territorial (Sedatu) para conocer el expediente.

 

 

 

 

Fuente: Latinus

[email protected]

MRM