Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCUN, Q. ROO, 20 de marzo- Con un kilo de limones, uno de aguacate y medio kilo de cebolla, el trabajador ya agotó su paga de salario mínimo, lo que revela el impacto que está teniendo la economía en la familia quintanarronese.

Aunque la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) asegure que en el estado nadie gana el salario mínimo (172.8 pesos vigente a nivel nacional), la realidad es que el golpe económico que se está dando por efecto de la inflación que se está enfrentando, está dejando a las familias sin muchas posibilidades de abastecer sus necesidades básicas.

De acuerdo a la STPS, el salario promedio en el estado es de 358 pesos diarios, casi el doble del salario mínimo general ,y el trabajador tiene en su mayor ingreso la propina, es una realidad que el incremento en los productos e insumos que se ha enfrentando este año y que podría empeorar por los efectos de la guerra que se está dando entre Rusia y Ucrania, obligan al trabajador a reducir al mínimo sus gastos y censurar muchos de los productos de lujo que podría haberse dado, como son productos de limpieza personal, del hogar y otros gastos donde se busca ahora el precio más bajo y no de mejor calidad.

En el caso de Quintana Roo, el golpe económico se siente en todos los bolsillos de amas de casa y familias completas que se quejan porque ahora una simple ida al super,´les está costando arriba de 500 pesos y sólo se traen cinco o seis productos básicos, como sería huevo, leche, jitomate, cebolla y alguna otra verdura que no tenga los precios tan elevados como los que se han venido enfrentando.

El limón, aseguran amas de casa, se está adquiriendo a cuenta gotas, por medio kilo y hasta por tres limones en la compra solo para atender la demanda del platillo, pero pensar en un kilo de limones se ha vuelto misión imposible, pues sale más barato un kilo de pollo.

 

[email protected]

GCH




Diario Cambio 22 - Península Libre