Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 8 de junio.- Con la reforma a los artículos 76 y 78 de la Ley Federal del Trabajo que modificó los días de vacaciones a los cuales los empleados tienen derecho y cuyo periodo ahora será de seis a doce días por el primer año de servicio, aumentando dos días cada año hasta llegar a veinte y a partir del sexto año, sumarle dos días cada cinco años, el sector hotelero en el sur del estado, comienza a padecer las repercusiones económicas.

Ya que esto, conlleva a que se tendrá que contratar más personal para cubrir los periodos vacacionales de sus colaboradores, lo que significará un impacto en sus finanzas y más en aquellos centros de hospedaje que siguen luchando para dejar atrás la crisis que les dejó la pandemia, aseguró el presidente de la Asociación de Hoteles y Servicios Turísticos del Centro y Sur de Quintana Roo Raúl Andrade Angulo.

“Estamos previendo y haciendo ajustes ya que sí nos va a afectar de alguna forma porque probablemente tengamos que contratar personal nuevo para cubrir los espacios, aunque tendremos que cumplir con lo que la ley establece esto dependerá de cada hotel, porque si tienes una planta completa y puedes darle vacaciones a tu personal pues no vas a requerir de contratar más trabajadores, pero si no, pues si implica un gasto adicional para algunos que todavía no alcanzan su recuperación y que han mantenido una ocupación muy baja en lo que va del año.”

Mencionó que en el caso del aumento al salario mínimo que subió un 20%, indicó que han recurrido a ajustar sus tarifas hasta en un 7% para poder cubrirlo, aunque cada hotel aplica sus propias estrategias para no elevar demasiado sus costos por habitación por noche y así no disminuya la demanda de estadía.

“Nosotros hemos estado haciendo ajustes en las tarifas para poder compensar en algunos momentos los gastos, pero la idea de la hotelería es ir incrementando la calidad del servicio para poder cobrar mejores tarifas y así esto repercuta en un beneficio a nuestros trabajadores, yo creo que hemos aumentado un 7% en el último año más o menos, pero quiero aclarar que normalmente la hotelería paga arriba del salario mínimo entonces pues venimos pagando prácticamente lo que deberíamos pagar por decirlo así.”

Precisó que los rangos de precios que manejan, van desde los 700 pesos hasta los mil 100 dependiendo de la categoría y que incluso hay quienes ofertan la noche en mil 500 pesos, lo que permite ofrecer una amplia gama de opciones para el viajero.

La ocupación actualmente fluctúa entre un 25 a un 30% y son los fines de semana cuando logran repuntar hasta un 40% por la llegada de visitantes provenientes del vecino país de Belice.

 

[email protected]

JFCB