Redacción/CAMBIO 22

A casi dos años de la muerte del actor Octavio Ocaña más evidencias han salido a la luz. Esta vez, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación en la que estableció que los policías de Cuautitlán Izcalli, en el Estado de México, incurrieron en uso excesivo de la fuerza, lo que derivaría en el fallecimiento del joven.

El organismo nacional publicó el jueves 1 de junio un oficio dirigido a la Presidencia Municipal de Cuautitlán Izcalli por los hechos ocurridos el 29 de octubre de 2021, cuando elementos policiacos realizaron una persecución a la camioneta en la que viajaba Ocaña y otras dos personas.

En su recomendación, la CNDH recordó que una patrulla comenzó la persecución por “una falta administrativa”, según el reporte policial. Esta acción se prolongó por varias calles durante una hora y 40 minutos, hasta que la camioneta de Octavio Ocaña se impactó sobre la carretera.

Sin embargo, la comisión logró establecer que en la persecución uno de los oficiales (el copiloto de la patrulla) sacó la mitad de su cuerpo por la ventana de la patrulla y realizó dos disparos con un arma larga contra los tripulantes de la camioneta, esto sin que existiera resistencia agresiva.

“El mismo elemento de seguridad realizó un disparo más mientras circulaban en una carretera, (haciendo) impactar a la camioneta y omitiendo actuar con mayor prudencia y diligencia”, indicó la CNDH.

Además, las evidencias arrojaron que el conductor de la patrulla realizó diversos alcances a la camioneta con el parachoques ocasionándole diversos daños e influyendo para que el vehículo de Octavio Ocaña perdiera el control y chocara.

“Con alto grado de posibilidad, como consecuencia de alguna de estas maniobras, se accionó un arma de fuego en el interior de la camioneta, que dio como resultado una lesión en en la extremidad encefálida de la víctima”, de acuerdo con la CNDH.

Posterior a estos hechos, continuó la vulneración al derecho a la intimidad y la imagen pública, pues los agentes que después llegaron al lugar ─antes de que se determinara la muerte de Ocaña─ tomaron fotos y videos que después fueron difundidas a medios de comunicación y redes sociales.

Por lo anterior, la comisión nacional concluyó que existieron no solo inconsistencias en la versión oficial de los hechos, sino violaciones a los derechos humanos y a la seguridad e integridad física de las tres personas que iban en la camioneta, contra quienes se ejerció “uso excesivo de la fuerza”.

El pasado 21 de marzo, un peritaje revelado por un medio nacional indicó que Octavio Ocaña fue asesinado presuntamente por policías municipales de Cuautitlán Izcalli, pues no hay indicios de que el joven accionara un arma.

El peritaje ─solicitado por la familia del actor─ contradice la versión de la Fiscalía General del Estado de México, que asegura que el actor se disparó a sí mismo.

Con esto, la familia Pérez Ocaña y la Fiscalía General de la República pidieron al juez del caso la reclasificación como homicidio doloso.

De confirmarse la reclasificación, los dos presuntos responsables se enfrentan a una pena de hasta 35 años de prisión, según lo establecido en el Código Penal del estado. Hasta la fecha, uno de los uniformas sigue prófugo de la justicia.

 

Fuente: La lista

[email protected]

GCH

WhatsApp Telegram
Telegram
Diario Cambio 22 - Península Libre