Redacción/CAMBIO 22

Nueva York. La rectora de la prestigiosa universidad estadunidense de Harvard, Claudine Gay, dimitió el martes tras sufrir duras críticas por su manejo del antisemitismo en el campus a partir del conflicto en Gaza, así como acusaciones de plagio en su trabajo académico.

Gay fue criticada en los últimos meses después de que surgieran informes que alegaban que no citaba adecuadamente fuentes académicas. Las acusaciones más recientes se produjeron el martes y se publicaron de forma anónima en un medio conservador en línea.

Pero la rectora también se vio envuelta en la polémica después de que se negó a decir de manera inequívoca si pedir el genocidio de los judíos violaba el código de conducta de Harvard, durante una audiencia ante el Congreso junto con los rectores del MIT y de la Universidad de Pensilvania el mes pasado.

Gay, que hizo historia como la primera persona negra en liderar la poderosa universidad de Cambridge, Massachusetts, dijo en su carta de renuncia que había sido víctima de ataques personales y racismo.

“Ha sido complicado ver cómo se ponía en duda mi compromiso de hacer frente al odio y defender el rigor académico… y aterrador ser objeto de ataques personales y amenazas alimentadas por el racismo”, escribió Gay.

Su caída se produce después de que la Corporación Harvard, que gobierna la universidad, la respaldara inicialmente después del desastre que significó para las relaciones públicas de la institución su testimonio ante el Congreso.

Pero el organismo sí criticó la respuesta inicial de la universidad a los ataques de Hamás del 7 de octubre que, según Israel, mataron a 1.200 personas y dejaron a otras 240 como rehenes. La ofensiva israelí ha reducido gran parte de Gaza a escombros y ha matado al menos a 22 mil 185 personas, en su mayoría mujeres y niños, según el Ministerio de Salud de Gaza.

“Lamentable conducta” 

Más de 70 legisladores, incluidos dos demócratas, pidieron la renuncia de Gay. Varios exalumnos y donantes de alto perfil de Harvard también solicitaron su salida.

Aún así, más de 700 profesores de Harvard habían firmado una carta apoyando a la rectora y su trabajo parecía estar seguro.

La renuncia, informada el martes primero por el periódico estudiantil Harvard Crimson, fue confirmada poco después por la propia Gay. “Con gran pesar pero con un profundo amor por Harvard escribo para compartir que dejaré el cargo de rectora”, afirmó Gay en un comunicado.

En Estados Unidos, la controversia sobre el antisemitismo en los campus se produjo en medio de un aumento de los ataques y la retórica violenta contra judíos y musulmanes, incluso en las universidades, desde que estalló la guerra entre Israel y Hamás.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, un aliado cercano de Estados Unidos, afirmó que una “enorme ola de antisemitismo” se ha “filtrado en los campus universitarios”. Yad Vashem, el memorial oficial del Holocausto de Israel, lo ha descrito como un “cáncer”.

El exalumno y donante multimillonario Bill Ackman afirmó en una carta a las juntas directivas de Harvard que “los fracasos de la rectora Gay han provocado la cancelación, pausa y retirada de donaciones a la universidad por miles de millones de dólares”.

Gay, de 53 años, nació en Nueva York de padres inmigrantes haitianos. Es profesora de ciencias políticas y en julio se convirtió en la primera rectora negra de Harvard, fundada hace 368 años.

“El fracaso del liderazgo y la negación del antisemitismo tienen un precio. Espero que la gloriosa Universidad de Harvard aprenda de esta lamentable conducta”, escribió el nuevo ministro de Asuntos Exteriores israelí, Israel Katz, en respuesta a los informes sobre la inminente salida de Gay.

 

Fuente: La Jornada

[email protected]

HBS

WhatsApp Telegram
Telegram


Diario Cambio 22 - Península Libre