• El Choque entre un Vehículo y una Motocicleta se Registró sobre la Avenida Rancho Viejo a la Altura de las Regiones 235 y 236

 

Redacción/CAMBIO 22

CANCÚN, Q. Roo, 2 de enero.- Choque en Cancún dejó tres personas lesionadas el conductor de la moto puede perder la extremidad, lo que despertó una gran furia de los ciudadanos que presenciaron la falta de precaución y de conducir de un hombre en Cancún.

El probable responsable se identificó como Roberto supuesto religioso de la fe cristiana, pastor de un templo en esta localidad, tras impactar a una familia que iba en una motocicleta sobre la avenida Rancho Viejo a la altura de las regiones 235 y 236.

Los habitantes de esa zona hicieron mención que la imprudencia sobre la seguridad vial de conducir del probable responsable fue lo que ocasionó y originó dicho incidente que dejó a tres personas lesionadas una de ella de gravedad.

En medio de la tranquilidad como inicio del año en Cancún, un lamentable incidente vial sacude a las regiones 235 y 236.

El choque entre un vehículo y una motocicleta dejó a tres personas heridas, una de ellas en estado crítico tras perder una pierna en el impacto.

La identidad del conductor, quien se presentó como pastor cristiano, ha generado una ola de debate sobre la responsabilidad y el cumplimiento de las normas viales de muchas personas en la comunidad.

Las autoridades, alertadas a través del 911 por testigos consternados, atendieron rápidamente la escena del accidente en la avenida Rancho Viejo con la calle 130.

Mientras Mónica De La C. G., Jesús Manuel G. G. y su hija menor recibían atención médica en el Hospital General Jesús Kumate Rodríguez, la policía local iniciaba una investigación para esclarecer las circunstancias que rodearon este desafortunado suceso.

El presunto responsable, identificado como Roberto P. G. de 72 años, originario de Tabasco, de oficio electricista mismo quien afirmó ser pastor cristiano, está bajo escrutinio por presuntamente no respetar las normativas de tráfico vigentes en Quintana Roo.

El debate que se vio en ese punto de la ciudad es por lo lamentable, la responsabilidad de quienes, al conducir, deben velar por la seguridad de todos los usuarios de la vía.

Más allá de las identidades, este incidente ha avivado la conversación sobre la importancia de respetar las leyes de tránsito y la necesidad de promover una conducción responsable para prevenir tragedias como esta en el futuro.

La comunidad, consternada por lo sucedido, espera que este incidente impulse medidas que refuercen la seguridad vial en la región, así también se brinde ayuda a las víctimas ya que son de escasos recursos económicos.

 

[email protected]

RHM