Redacción/CAMBIO22

Ondas magnéticas que se han descubierto en las manchas solares tienen un flujo de energía tan elevado que podrían mantener la atmósfera del Sol a millones de grados, según la investigación que ha realizado un equipo internacional de científicos, ha informado el Instituto de Astrofísica del archipiélago atlántico español de Canarias (IAC).

Indica el IAC en un comunicado que este hallazgo añade una pieza que faltaba en el “rompecabezas de por qué las capas externas del Sol están más calientes que su superficie pese a estar más lejos de la fuente de calor”.

Un trabajo en el que también participaron investigadores de la Universidad española de La Laguna, y que ha sido publicado en la revista Nature Astronomy.

Explica el IAC que el Sol brilla gracias a la fusión nuclear del hidrógeno en su núcleo, donde la temperatura alcanza los 16,000,000 °C, y en la superficie visible o fotosfera del Sol, la temperatura desciende a unos 5,000 °C.

Es intuitivo que el gas de hidrógeno situado más lejos de su núcleo sea más frío, y sin embargo, la corona solar, que está más alejada del núcleo que la fotosfera, alcanza temperaturas de millones de grados.

Ninguna teoría ha podido explicar esta paradoja, conocida como el problema del calentamiento coronal, que desafía a la comunidad científica desde hace un siglo.

Utilizando el telescopio solar Goode de 1.6 metros del Observatorio Solar Big Bear, un equipo científico internacional detectó oscilaciones en elementos oscuros de una gran mancha solar, que constituye la estructura más fría del Sol.

Estos oscurecimientos son fibrillas de plasma alineadas con un fuerte campo magnético de alta intensidad en la mancha solar.

 

Fuente: Forbes

redaccionqroo@diariocambio22.mx
GCH