Redacción/CAMBIO 22 

Beijing tachó el jueves de “guerra informativa contra China” las acusaciones de Estados Unidos sobre que un globo chino derribado formaba parte de un amplio sistema de vigilancia.

El Pentágono dijo el miércoles que el globo chino derribado sobre la costa de Carolina del Sur formaba parte de un programa con varias naves similares que China opera desde hace “varios años”.

En una sesión informativa el jueves, la vocera del Ministerio chino de Exteriores reiteró la posición china de que el gran globo no tripulado era una nave meteorológica civil que se salió de su rumbo de forma accidental, y que Estados Unidos había “exagerado” al derribarla.

“Es irresponsable”, dijo Mao en una conferencia de prensa diaria. Las últimas acusaciones, afirmó, “podrían formar parte de la guerra informativa del lado estadounidense contra China”.

Las autoridades estadounidenses han rechazado las afirmaciones chinas, mientras agentes del FBI y el Servicio de Investigación Criminal de la Marina catalogan los restos recuperados del océano y los transportan para su investigación.

En las cuatro ocasiones en las que globos similares pasaron sobre territorio estadounidense durante los gobiernos de Trump y Biden, Estados Unidos no los identificó de inmediato como artefactos de espionaje chino, indicó el general de brigada Pat Ryder, secretario de prensa del Pentágono.

Sin embargo, señaló, “un análisis posterior de inteligencia” permitió a Estados Unidos confirmar que formaban parte de una campaña china de espionaje y saber “mucho más” sobre el programa.

“Puedo asegurarles que esto no tenía fines civiles (…) Esto lo tenemos claro al 100%”, dijo Ryder.

Miembros destacados del gobierno informaban el miércoles y el jueves a congresistas estadounidenses sobre el programa chino de espionaje con globos en sesiones clasificadas.

El secretario de Estado, Antony Blinken, canceló una visita a Beijing prevista para esta semana tras el incidente, un revés para los esfuerzos de evitar un deterioro mayor de las relaciones bilaterales, que han caído a su nivel más bajo en décadas.

Estados Unidos, señaló, ha informado a docenas de países sobre el programa, que según las autoridades opera en cinco continentes.

“Estados Unidos no fue el único objetivo”, dijo Blinken en una conferencia de prensa con el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, de visita en Estados Unidos.

Blinken dijo que Stoltenberg y él habían hablado sobre los “desafíos sistémicos y tácticos” que plantea China para la alianza y la importancia de hacerles frente.

 

Fuente AP

[email protected]

MRM