► Los participantes en estas expediciones de pesca expresaron su entusiasmo y gratitud por poder convertir un evento climático desafiante en una oportunidad

 

Por Ricardo Jesús Rivas/ CAMBIO 22

CHETUMAL, 22 de junio. – En una singular adaptación a las recientes inundaciones, decenas de habitantes de Chetumal acudieron a la sabana ubicada en los linderos de la capital para aprovechar un fenómeno poco común, la aparición de peces arrastrados por las lluvias. Esta actividad ofrece una fuente de alimento fresco para las familias afectadas y se ha convertido en una valiosa distracción frente a las adversidades causadas por el exceso de agua.

Los participantes en estas expediciones de pesca expresaron su entusiasmo y gratitud por poder convertir un evento climático desafiante en una oportunidad para fortalecer lazos familiares y comunitarios. Según un pescador local, la reciente adquisición de una tarraya a través de una plataforma en línea le permitió proveer la cena para su familia, enfatizando la eficacia y oportunidad de su nueva herramienta justo en momentos de necesidad.

Los más emocionados son los pequeños, quienes, acompañados de sus padres, aprenden técnicas de pesca con tarraya y anzuelo. Esta experiencia les enseña el amor por la pesca y ofrece momentos invaluables de convivencia y enseñanza en un contexto tan natural como auténtico.

Uno de los residentes compartió su éxito al capturar una cubeta de 20 litros llena de peces y una mochila con cerca de 10 kilos de pescado, lo suficiente para extender la celebración a otros miembros de la familia trabajadora. “Hoy habrá fiesta en familia si la lluvia lo permite”, comentó, reflejando el espíritu de resiliencia y comunidad que prevalece incluso en tiempos de crisis.

 

[email protected]

JFCB

WhatsApp Telegram
Telegram


Diario Cambio 22 - Península Libre