Redacción/CAMBIO 22

Los lugares que vemos se quedan no solo en nuestros pensamientos, sino se impregnan en nosotros como espacios en los que dialogamos con nuestras pasiones. Carlos Pellicer pinta los paisajes que marcaron su vida desde hace décadas y su evolución la podemos ver Desde la ventana.

La Galería 526 del Seminario de Cultura Mexicana cuenta con 30 obras del artista cuya vida la dedica al retrato de los lugares que le gustan, iniciando con intentos porque fueran fieles fotografías de lo que vieron sus ojos, hasta llegar hasta su esencia, lo más puro de cada escenario.

“Cuando pinto cuadros que son abstractos, para mí son un paisaje visto desde otra forma”, sostiene el artista mexicano en entrevista para La-Lista a propósito de esta exhibición cuyas piezas corresponden a imágenes que se desprenden por completo de lo figurativo.

Desde la ventana cuenta con una amplia diversidad de las obras de Carlos Pellicer y que dan testimonio de cómo los paisajes son el común denominador dentro de su trayectoria, esto luego que se trata del tema que le inquieta desde que dio sus primeros pasos en el arte.

“Cuando era chico no teníamos coche y nos era muy difícil ir al campo. Cuando por alguna circunstancia me llevaban, me encantaba ir mirando a través de las ventanas del coche, luego también tuve la oportunidad de hacer viajes en tren y me acuerdo que me decían en la noche que cerrara la ventana, pero me encantaba ver el paisaje”, dijo el pintor sobre cómo los lugares que veía a través de esas ventanas marcaron su ilusión por poder pintar esos sitios.

Su interés por los paisajes se vio alimentado por los cuadros que había en su casa y en la de su tío, el poeta Carlos Pellicer, de quien asegura nunca sintió un peso o responsabilidad al llevar el mismo nombre, sino lo contrario: siente una gran alegría.

“La relación tanto con mis papás como con mi tío siempre fue muy buena y de cariño, lo único que siento cuando sé que me llamo Carlos Pellicer. A mí me da mucho gusto compartir el nombre con el gran poeta y ojalá me pudiera acercar un poquito más a su prestigio y maestría. Yo estoy nada más aprendiendo, pero me encanta compartir el nombre”, comentó.

Sus primeras clases de pintura con Alfonso Ayala, su ingreso a la Academia de San Carlos, donde fue pupilo de Héctor Cruz y de Nicolás Moreno fueron sus bases que a su vez lo llevaron a transformar sus obras y evolucionar su técnica.

“Siempre he estado muy metido en ese mundo. Aunque he pintado (varias cosas), con el tiempo me he dedicado a pintar más paisaje aunque ya no de aquella manera como trataba de hacerlo muy fotográficosino poco a poco he ido haciendo una síntesis. A través del paisaje es como he logrado hacer cosas muy abstractas”, añadió.

El pintor ve hacia el pasado y reconoce que ya no pinta como antes, pero recuerda con alegría los años felices en los que viajaba al campo. Ahora sus obras son a partir de anotaciones que hace de los lugares que le maravilla.

Desde la ventana, exposición de Carlos Pellicer, estará en la Galería 526 del Seminario de Cultura Mexicana (Av. Presidente Masaryk 526), hasta el 19 de noviembre.

 

Fuente: La Lista

[email protected]

NMT