Redacción/CAMBIO 22

La Policía de Colombia informó este viernes del arresto del mexicano Brian Donaciano Olguín Berdugo “El Pitt”, que supuestamente es parte del Cártel de Sinaloa y al parecer era el emisario de familiares de Joaquín “El Chapo” Guzmán para coordinar las rutas de envío de alcaloides a Centroamérica.

“Pitt”, de 38 años y detenido el pasado miércoles, fue descrito por la Policía Nacional de Colombia como “un peligroso narcotraficante integrante del Cártel de Sinaloa buscado por 196 países mediante notificación roja” de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), con sede en Francia.

En un reporte que envió a El Universal, la Policía precisó que recibió información “de fuente humana” acerca de que “Pitt” ingresó en febrero de este año a territorio colombiano “para coordinar unas reuniones” con las disidencias de la ahora disuelta guerrilla comunista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el sur del país.

Basada en un perfil que le suministró la DEA, agencia antidroga de EU, la Policía aseguró que el mexicano sería “el emisario de familiares” de Guzmán “para coordinar las rutas de envío de alcaloides a Centroamérica”, desde donde la cocaína es reexportada a México para introducirla en EU, principal mercado mundial de consumo. Colombia es el más importante productor mundial de cocaína.

En la investigación que llevó a la captura, la Policía confirmó que obtuvo “más detalles de su presencia” en Colombia y que “se reunía constantemente en sectores exclusivos y por cortas horas con personas en lo que parece ser una convención criminal para adquirir y transportar drogas”.

“Este sujeto sería emisario del Cártel de Sinaloa por su capacidad de negociación y mediación para establecer alianzas criminales con las disidencias en Colombia”, destacó.

La llegada de “El Pitt”

Según el recuento policial, la DEA alertó sobre “la posible llegada” a Colombia de un integrante del Cártel de Sinaloa, uno de los más poderosos de México.

“Las características y el perfil criminal de este sujeto eran precisas. Una persona de contextura gruesa con tatuajes en su cuerpo, barba poblada y una altura promedio que supera los 1.78 centímetros, recatado y discreto que solo usaba las aplicaciones para comunicarse con sus enlaces mediante el uso de claves cifradas”, describió la Policía.

Las primeras imágenes de “Pitt” fueron obtenidas en una revisión de las cámaras de seguridad del aeropuerto José María Córdova, de Medellín, capital del noroccidental departamento (estado) de Antioquia, cuando pasó “los filtros de desembarque” de esa terminal, agregó.

Al relatar que “allí se observa al ciudadano mexicano en compañía de la que parece ser su compañera sentimental”, añadió que la pareja abordó luego un automóvil para viajar al sur del país, confirmó que “las alianzas criminales con el Cártel de Sinaloa en su mayoría se vinculan con disidencias” de las FARC en esa zona colombiana.

Según la versión oficial, la búsqueda del mexicano obligó al traslado de agentes antinarcóticos de la Policía a los suroccidentales departamentos de Cauca, Valle del Cauca y Nariño.

En la ciudad de Cali, capital de Valle del Cauca, “Pitt” efectuó “movimientos continuos en sectores exclusivos como restaurantes y bares (…) de ciudadanos mexicanos”, por lo que la persecución se trasladó a esa urbe, puntualizó.

El arresto de Brian Donaciano Olguín Berdugo

Los agentes antidrogas pudieron verificar la “ubicación exacta” de “Pitt” en un condominio de lujo “en el sector más exclusivo” de Cali, subrayó el comunicado policial.

En coordinación con la DEA, las autoridades colombianas prepararon la detención en horas de la mañana y rodearon el complejo de apartamentos “casi sin despertar sospecha” para bloquear las salidas de los edificios, indicó.

De acuerdo con el informe, “el peligroso integrante” del Cártel de Sinaloa “contaba siempre con otros sujetos de nacionalidad mexicana apostados muy cerca de su residencia para que le avisaran sobre movimientos extraños que pusieran en riesgo su vida”.

“La llamada (del mexicano) no se hizo esperar” en la recepción del condominio, donde la contestó un agente infiltrado, detalló la Policía. A la pregunta de Pitt “si tenía conocimiento de la presencia de uniformados en el edificio”, el supuesto recepcionista respondió “se limitó a decir que eran unas visitas de rutina”, explicó.

La descripción apuntó que, antes de que el mexicano colgara el intercomunicador, los agentes “irrumpieron hasta el interior del apartamento sin darle tiempo para que escapara del cerco policial” y le notificaron de una solicitud de extradición emanada por el Tribunal del Distrito Sur de California por conspiración para importar cocaína.

El rastro

Colombia alertó, en enero de 2017, que a partir de 2014 detectó un aumento del ingreso a esa nación de narcotraficantes mexicanos que, encubiertos como turistas y empresarios, penetran a zonas productoras de cocaína de ese país a comprar narcóticos para exportar a México y EU.

El gobierno de Colombia detalló en octubre de 2020 que los cárteles de Sinaloa, Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Los Zetas y el residuo o herencia de la cadena de los Beltrán Leyva están entre los más activos como compradores de estupefacientes a los productores colombianos.

Los cárteles mexicanos sufrieron el impacto del acuerdo de paz, vigente desde diciembre de 2016 y firmado en noviembre de ese año por el gobierno colombiano y las FARC, que en el siglo XXI fueron uno de los más importantes vendedores de cocaína de los cárteles mexicanos.  Las FARC negaron esos cargos.

Al desaparecer sus tradicionales vendedores colombianos por el retiro formal de las FARC de la narcoactividad, los cárteles de México desplegaron a un mayor número de mexicanos en Colombia para adquirir alucinógenos y garantizarse el acceso a la mercancía para suplir a EU.

Por el pacto de paz, los cárteles mexicanos ahora deben acudir a 10 proveedores en Colombia para adquirir 10 toneladas de cocaína, mientras que antes del pacto la misma cantidad era suministrada por un solo productor.

 

Con información de El Universal

JFCB

WhatsApp Telegram
Telegram
Diario Cambio 22 - Península Libre