Redacción/CAMBIO 22

En México habitan más de 126 millones de personas, de las cuales alrededor de una sexta parte está en riesgo de padecer un tipo de cáncer de pulmón por prácticas tan comunes como cocinar o calentar agua.

Al escuchar cáncer de pulmón quizá la relación más inmediata que aparece es aquella con el tabaquismo, sin embargo, este padecimiento afecta también a personas no fumadoras.

Datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas LP (Amexgas) revelan que alrededor de 20 millones de mexicanos utilizan trozos de leña como medio de combustible para la cocción de sus alimentos y calentamiento de agua, por lo que inhalar las partículas que se producen de la quema se vuelve un factor de riesgo que puede terminar en un tipo de cáncer de pulmón.

Carlos Serrano Farrera, presidente de Amexgas, explica que el uso de leña como combustible se da principalmente en municipios del sureste del país y entre los factores que lo motivan se encuentran los usos y costumbres, educación y condiciones económicas y sociales.

Sin embargo, esta práctica también suele replicarse en restaurantes, cocinas y hasta en las “carnitas asadas”.

En México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), se registraron 7 mil 811 nuevos casos de cáncer de pulmón en 2020 y 6 mil 733 muertes. Además, según Omar Macedo Pérez, oncólogo adscrito a la Clínica de Tumores Torácicos del Instituto Nacional de Cancerología, explica que el cáncer de pulmón es el tumor más letal, por lo que se ubica como la primera causa de muerte por cáncer.

Cabe resaltar que en el caso de la quema de leña, el riesgo lo corre tanto quien está frente al fogón como quienes se encuentran a su alrededor, pues si se realiza en un lugar cerrado las partículas flotan y pueden, incluso, impregnarse y seguir siendo un factor de riesgo.

Al respecto, Julio César Garibay, médico con una alta especialidad en neumología oncológica por el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias en la Ciudad de México, y cuyas investigaciones han ganado dos premios nacionales de la Sociedad Mexicana de Oncología, alerta: alrededor de 30 por ciento de cáncer de pulmón en no fumadores, en especial en mujeres, puede estar vinculado con el humo de la leña.

“El asesino silencioso”

La influencia del medio ambiente en la salud pulmonar se ha vuelto cada vez más relevante. Desde los microplásticos hasta partículas que inhalamos derivadas de actividades como la minería, pero ¿qué pasa con prácticas tan cotidianas como cocinar?

Julio César Garibay explica que desde 2011, incluso un poco antes, estudios ya intentaban corroborar que la contaminación ambiental puede tener influencia en el cáncer pulmonar.

Una persona que vive en una urbe más contaminada tiene más riesgo de padecer cáncer pulmonar que alguien que respira aire limpio la mayor parte del tiempo

Por otra parte, alerta que al momento de buscar posibles causas del cáncer suele subestimarse una variable muy importante: la asociación a exposición de humo de biomasa, es decir, de humo de leña.

 

Fuente: nmas
[email protected]
MRM