Redacción/CAMBIO 22

CANCÚN, Q. Roo, 8 de junio.- La violencia de los taxistas de Quintana Roo contra los choferes particulares de la plataforma digital Uber, aún no terminan, la tarde de este jueves 8 de junio, se registró un ataque a rocazos por un grupo del sindicato Andrés Quintana Roo contra una nueva víctima, sobre la entrada al recinto del complejo hotelero del hotel Royalton que se ubica en el kilómetro 333, sobre la carretera federal, de Puerto Morelos hacia Cancún.

Dicha agresión fue por parte de los choferes de la ola verde, según datos, este grupito no permite que nadie acceda a buscar a clientes del hotel, por parte de una célula delictiva que opera desde adentro de ese recinto, no dan acceso a nadie que no sea del sindicato Andrés Quintana Roo.

El control es desde que entra al complejo hotelero, la caseta que se localiza a la altura de la carretera federal del kilómetro 333, se encuentra un vigilante de una empresa privada, ellos son los que ponen en riesgo a los choferes de otra plataforma de servicios públicos.

Para poder ingresar el primer filtro son ellos, los vigilantes son los que registran el acceso, si observan lo extraño, es ahí donde a través de un radio boquitoqui, dan información a la organización delictiva que opera al interior de la empresa hotelera.

Tras este dato tienes el riesgo que pueda suceder lo que le pasó al conductor de Uber, desafortunadamente la violencia está ahí por parte de los criminales y sus aliados los taxistas del sindicato Andrés Quintana Roo.

Tras la agresión que pasó el conductor de la plataforma digital, fue a rocazos, otros son baleados por la misma organización delictiva, se presume que los levantan y después aparece sin vida en otra parte que no sea en el hotel Royalton.

Se Informó que la policía llegó aún cuando la víctima estaba siendo golpeado por el grupo de los taxistas, así se pueden mostrar un vídeo que circula por redes sociales en Quintana Roo.

De la golpiza a la víctima y los daños a la unidad, se sabe que hubo una persona detenida, los demás agresores siguen libres.

 

[email protected]

RHM