mayo 28, 2024 09:22

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

mayo 28, 2024 09:22

 

  • Los arqueólogos subacuáticos que están llevando a cabo los trabajos de excavación en el pecio romano Illes Formigues II, hundido en la costa gerundense, se han visto sorprendidos al encontrar tres maderas que formaban parte del suelo de la bodega en las que se dibujaron unos numerales que, posiblemente, habrían servido para facilitar a los marineros las labores de mantenimiento del navío.

Redacción /CAMBIO22

Aunos cincuenta metros bajo las aguas de las costas de Gerona, entre las poblaciones de Palamós y Palafrugell, descansa un barco romano que se hundió hace más de 2.100 años cargado con un centenar de ánforas repletas de salazones de pescado y de garum, la famosa salsa de pescado que los romanos usaban casi a diario en sus comidas.

Cuando naufragó, el barco viajaba desde la Bética, en el sur de Hispania, posiblemente hacia algún puerto del sur de Francia, y su buen estado de conservación está revelando detalles de suma importancia acerca del comercio en el Mediterráneo durante el siglo I a.C.

Descubren unas marcas únicas en el pecio romano Illes Formigues II

Recientemente, en el marco del proyecto arqueológico “El pecio Illes Formigues II y el comercio de productos béticos en el nordeste peninsular”, liderado por el Centro de Arqueología Subacuática de Cataluña (CASC) y la unidad de búsqueda del Museo de Arqueología de Cataluña (MAC), un equipo de arqueólogos subacuáticos ha excavado la popa del pecio, que los investigadores bautizaron como Illes Formigues II por el lugar donde fue descubierto.

Durante la campaña, los arqueólogos han logrado sacar a la superficie 34 ánforas de tres tipologías distintas (Dressel 7, 10 y 12), de las que intentarán averiguar su origen exacto. Según explica Guillem Mauri, uno de los directores del proyecto, “ya sabemos que provienen de la Bética, pero lo que queremos es saber exactamente en qué horno en concreto se cocieron”. Además de las ánforas, los arqueólogos han recuperado también elementos de la bomba de achique del barco, como un eje y un cojinete de bronce, además de la caja de madera donde se recogía el agua.

Descubren unas marcas únicas en el pecio romano Illes Formigues II

 

En efecto, Rut Geli, otra de las directoras de la excavación y responsable del CASC, lo explica de este modo: “En las maderas que conforman el suelo de la bodega del barco, donde iban estibadas las ánforas, se han localizado una serie de marcas numerales pintadas, que podrían ser referencias al número de orden de estas piezas. Posiblemente sirvieron para facilitar su retirada cuando fuera necesario para el mantenimiento de la sentina y su posterior recolocación. Este descubrimiento no tiene paralelo alguno con ningún otro barco antiguo localizado en el Mediterráneo”.

De confirmarse esta hipótesis, esto significaría que lo que se hace hoy en día en la moderna navegación ya lo hacían los romanos hace dos mil años, algo que, como han indicado los arqueólogos, les llena de “emoción”. De momento, las tres maderas del Illes Formigues II aún siguen bajo el mar porque no han podido ser excavadas totalmente, aunque sí han podido izarse otras once que también formaban parte del pañol (las maderas que recubrían el fuselaje) y que ahora se preservan en el laboratorio del CASC.

Un arqueólogo analiza la madera que forma parte de la caja de madera donde se recogía el agua achicada.

Fuente : Historia

[email protected]

ACC

 

 

 

 

¡Únete a nuestras comunidades del Diario Cambio 22 en Whatsapp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.

WhatsApp Telegram
Telegram



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com