mayo 19, 2024 19:49

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

mayo 19, 2024 19:49

Redacción/CAMBIO 22

CHETUMAL, 15 de diciembre.- Los grupos legislativos de Morena, PVEM y PT aprobaron en el Senado de la República el Plan B de reforma electoral del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, con el voto en contra del coordinador morenista Ricardo Monreal y otro legislador de esa bancada, quienes se sumaron al rechazo del bloque opositor.

Había gran expectación, ya que después de que Monreal presentó un voto particular en contra, en el grupo mayoritario circuló la versión de que otros ocho integrantes del grupo del partido guinda, se sumarían al rechazo a la reforma, lo que al final no ocurrió. Sólo Fernando Espino sufragó a contracorriente de la bancada.

El dictamen se aprobó en lo general con 69 votos a favor y 53 en contra y comenzó la discusión en lo particular, que se prolongó por varias horas, ya que se presentaron mil 244 reservas, lo que significa que casi la totalidad de los cerca de 500 artículos de las seis leyes que conforman tuvieron propuestas de modificación.

La mayor parte fueron presentados por la oposición, 300 de ellas por Monreal, Morena 18 y el PVEM dos.

Fueron casi siete horas de discusión, en las que Morena se confrontó con la oposición que repitió en todo momento que la reforma pretende destruir al INE.

No obstante, la mayor expectación se produjo después de que Ricardo Monreal presentó su voto particular en contra de la reforma, pues en el grupo legislativo de Morena circuló la versión de que otros ocho integrantes del partido guinda se sumarían al rechazo a la reforma, lo que al final no ocurrió, pues sólo Fernando Espino sufragó a contracorriente de la bancada además de su coordinador.

En su postura, Ricardo Monreal argumentó que dos terceras partes del contenido de la reforma eran inconstitucionales y que se cometieron vicios de inconstitucionalidad en su aprobación previa en la Cámara de Diputados, pero no se aceptaron la gran mayoría de las correcciones a la minuta que propuso.

En cambio, los partidos del Trabajo (PT) y Verde Ecologista de México (PVEM) lograron revivir temas que habían sido eliminados y que les garantizan su supervivencia política aún en caso de perder votos.

De acuerdo con versiones de senadores de Morena, tuvieron que aceptar ello, debido a que fue lo que el PVEM y PT demandaron para votar a favor de la reforma.

Entre esos temas, que fueron votados entre mil 244 reservas, están la “cláusula de vida eterna”, con la que los “partidos satélites” tendrán garantizado su registro a pesar de no alcanzar 3 % de votos en las elecciones.

Además, esos partidos políticos asegurarán su existencia a través de la transferencia o distribución de votos de sus aliados en coaliciones.

También se aprobó en reservas la posibilidad de ahorrar recursos remanentes y utilizarlos en futuros ejercicios fiscales y procesos electorales, y se le retiró al Instituto Nacional Electoral (INE) la facultad de sancionar a los partidos cuyos padrones estén inflados artificialmente.

Entre las reformas que fueron aprobadas por la mayoría morenista y sus aliados destacan una reconfiguración administrativa del INE, organismo al que se le reducirán los recursos presupuestales en función de la eliminación de 300 juntas distritales, lo que conlleva el despido de personal, que será liquidado con recursos de los actuales fideicomisos.

También se limitan las atribuciones del INE para sancionar a los partidos políticos y candidatos por faltas graves; desaparece el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), se elimina la Secretaría Ejecutiva del instituto, entre otras instancias que compactan la estructura del órgano electoral; se le prohíbe la creación de fideicomisos y se cancela el servicio profesional electoral.

Se establece que el voto desde el extranjero será únicamente a través de internet y se ponen limitantes a la paridad de género en las candidaturas, pues será opcional y no obligatoria.

En tribuna, el líder de la bancada de Morena, Monreal Ávila, dijo asumir la decisión de votar en contra de la reforma con seriedad, atendiendo la doctrina, la jurisprudencia y los principios generales del Derecho, pues sostuvo que algunas de las normas que pudieran aprobarse pueden alejarse de los principios constitucionales.

Monreal Ávila aclaró que su voto fue un asunto estrictamente personal: “Me mueve asumirlo con toda integridad y responsabilidad, incluyendo los desenlaces, las consecuencias o lo que de ello resulte. Así ha sido mi vida pública y política, nunca ha sido fácil para mí tomar decisiones. (…) No soy ingenuo y sé a lo que me enfrento. Lo único que quiero es que se respete la Constitución”, manifestó.

La oposición, que había fracasado en su intento de que los dictámenes fueran retirados del orden del día por violaciones al procedimiento legislativo en la Cámara de Diputados, calificó la reforma como el más grave retroceso democrático del México contemporáneo, un traje a la medida del estilo de gobernar del presidente Andrés Manuel López Obrador y a este 14 de diciembre como “un día negro” para el país.

[email protected]

 

JFCB

¡Únete a nuestras comunidades del Diario Cambio 22 en Whatsapp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.

WhatsApp Telegram
Telegram



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com