Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCUN, Q. ROO, 30 de enero.- Amas de casa vacían sus bolsillos para cerrar este primer mes del año, con la escalada de precios que se ha venido dando en productos y alimentos básicos que suben de un día a otro golpeando la economía familiar y haciendo de esta cuesta de enero, una de las más críticas de los últimos años.

Especialistas económicos señalan que la bajada del IVA en alimentos básicos no fue suficiente para contener el alza de los precios y así, el aparente incremento al salario base de los trabajadores no se refleja en el gasto diario del hogar que se pulveriza en cada compra de super o entrada a una tienda comercial.

De acuerdo a la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec) se advertía que productos como galletas, botanas y agua embotellada, tendrían un incremento a partir de este mes, sin embargo el deslizamiento de precios se refleja en todos los productos que van desde un simple huevo hasta enlatados y productos de limpieza, que tienen incrementos del 10 y hasta el 15% en comparación con el precio que se tenía todavía hasta diciembre del año anterior, sin mencionar el mismo incremento de los energéticos.

Estos incrementos, se refiere, responden a diversos factores, como el propio de la inflación que rompe con cinco meses consecutivos de descensos y retoma su ascenso con una escalada nuevamente. Y aunque se esperaba este incremento por los analistas, el Inegi confirma que esta subida fue mayor al 7.87% como se esperaba en el mercado.

En muchos hogares, este cierre de enero, está siendo crítico y así se refleja en el consumo local, donde despachadores de tienditas de esquina aseguran que las compras ahora no se miden por kilos o medios kilos, sino por pieza porque ya no alcanza para más.

Así también se registra una disminución de venta en productos chatarra, luego de pasadas las fiestas de fin de año, y derivado de que estos productos siguen reportando un deslizamiento de precios.

En una compra común y corriente en alguna tienda de autoservicio, algunas amas de casa revelan que se llevan de 300 a 500 pesos por comprar “nada”, una carne, unos cuantos jitomates, cebolla y quizá algún enlatado para resguardo, pero la economía, dicen, no da para más.

En el incremento de precios, también las cocinas económicas han modificado sus precios y una comida completa para llegar en cualquiera de la regiones de Cancún se sitúa arriba de los 80 pesos, lo que está llevando a muchos hogares a reducir el consumo y evitar gastos adicionales.

 

[email protected]