Redacción/CAMBIO 22

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, pidió hoy ante los líderes africanos una transformación “radical” del sistema financiero global, que impone “tasas de interés desorbitantes” a los países en vías de desarrollo.

“El sistema financiero global les niega sistemáticamente (a esos países) un alivio de la deuda y financiamiento concesional mientras impone tasas de interés desorbitantes”, dijo Guterres durante su discurso en la apertura de la 36ª Cumbre Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana (UA) que se celebra este fin de semana en Adís Abeba.

Según el alto funcionario internacional, “como resultado, sistemas esenciales, desde la sanidad y la educación hasta las tecnologías verdes, la seguridad social y la creación de nuevos empleos sostenibles, carecen de inversión”.

“Necesitamos una nueva arquitectura (…) que proporcione alivio y reestructuración de la deuda a los países vulnerables, incluyendo países de ingresos medios, al mismo tiempo que una suspensión inmediata de la deuda y reducciones a los países que lo necesitan”, añadió Guterres.

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, abordó también este problema durante su intervención en la ceremonia, al señalar que la mayoría de países africanos “han acumulado deudas insostenibles” en un contexto de crisis derivado de la pandemia de la covid-19.

“Ahora que la pandemia se ha acabado, casi todos nosotros queremos llevar nuestras economías de nuevo a una trayectoria de crecimiento. Pero esto no pasará sin una reestructuración suficiente para hacer nuestra deuda externa sostenible”, dijo el mandatario.

Guterres también pidió “acción climática” para África y reclamó a los países ricos que cumplan con sus compromisos pendientes, como los 100.000 millones de dólares anuales que prometieron para ayudar a las naciones pobres a combatir el cambio climático o la adopción de un fondo de pérdidas y daños acordada en la cumbre del clima COP27.

“La brutal injusticia del cambio climático queda en plena evidencia con cada inundación, sequía, hambruna y ola de calor soportada en este continente (…) Los países menos responsables de esta crisis están sintiendo sus efectos más devastadores”, subrayó.

El secretario general de la ONU lamentó, asimismo, el agravamiento del terrorismo y los conflictos, por ejemplo en el Sahel o en la República Democrática del Congo (RDC).

Aunque Guterres aseguró que su organización seguirá impulsando sus misiones de paz, destacó su “apoyo sin reservas” a la creación de nuevas misiones “dirigidas por la Unión Africana y dotadas del mandato del Consejo de Seguridad” de la ONU con una financiación “garantizada y previsible”.

 

 

Fuente AP

[email protected]

IAA