abril 14, 2024 15:03

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

abril 14, 2024 15:03

Redacción/CAMBIO 22

California se preparaba el jueves para la llegada de otro río atmosférico que los meteorólogos advirtieron traerá aguaceros, fuertes vientos, tormentas eléctricas y la amenaza de inundaciones a un estado que aún no se recupera por completo de las tormentas anteriores.

La amenaza de inundaciones vendrá de la combinación de lluvia y el derretimiento de parte de la enorme capa de nieve acumulada en las montañas de California por el paso de nueve ríos atmosféricos a principios del invierno y las tormentas posteriores alimentadas por una ráfaga de aire ártico.

El nuevo río atmosférico es del tipo conocido como “Pineapple Express”, ya que se trata de un profundo grifo de humedad subtropical cálida que se extiende por el océano Pacífico hasta Hawai. Se tiene previsto que su mayor impacto sea en el norte y centro de California.

La acumulación de nieve a grandes alturas es tal que se tiene previsto que absorba la lluvia, según los meteorólogos. Pero las elevaciones por debajo de los 1.219 metros (4.000 pies) registrarán derretimiento y escorrentía. El Servicio Meteorológico Nacional calificó la amenaza de inundaciones como “moderada”.

Para las zonas más elevadas se pronostica que la tormenta deje caer una gran cantidad de nieve, hasta 2,4 metros (8 pies) en algunos lugares.

La capa de nieve en la Sierra Nevada de California, que proporciona alrededor de un tercio del suministro de agua del estado, se encuentra más del 180% por encima del promedio para el 1 de abril, cuando históricamente alcanza su punto máximo.

Ha caído tanta nieve en la Sierra y en otras cadenas montañosas que los residentes siguen luchando por salir a flote días después de las tormentas anteriores.

Los techos se derrumbaron, los automóviles quedaron enterrados y los caminos quedaron bloqueados. El gobernador Gavin Newsom declaró la emergencia en 13 de los 58 condados de California a partir del 1 de marzo.

En las montañas de San Bernardino, al este de Los Ángeles, una tormenta de finales de febrero alcanzó la categoría de ventisca. Pueblos de montaña como Lake Arrowhead quedaron sepultados.

“Hemos pasado por muchas tormentas de nieve, pero ninguna de esta magnitud, eso es seguro”, dijo el miércoles Alan Zagorsky, residente de 79 años, mientras una cuadrilla limpiaba con pala la entrada de su casa. “Ahora mismo, están tratando de encontrar un lugar donde puedan poner esto”.

 

 

 

Fuente AP

[email protected]

IAA

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com