Mary Coronel/CAMBIO 22

JOSÉ MARÍA MORELOS a 06 de julio.- Después de realizar una manifestación para exigir ser recontratados como docentes después de 10 años de servicio, inconformes son amenazados con el cierre del telebachillerato comunitario de Felipe I en el municipio de José María Morelos, en caso de continuar con protestas.

Daniel Abimael Pool Blanco, uno de los docentes afectados y exdirector del Telebachillerato comunitario Felipe I, ubicado en la comunidad rural de San Felipe, explicó que es lamentable la forma de actuar de las autoridades educativas, principalmente del secretario particular, Enrique Alonso López Astudillo, quien los atendido tras su manifestación realizada frente a las instalaciones de la Secretaria de Educación de Quintana Roo (SEQ)  e incluso dejó en claro que se puede llegar a retirar el plantel de Telebachillerato en las comunidades donde se realicen movimientos de protesta por la no renovación de contratos a los profesores.

“El recibimiento como tal no fue favorable, lamentablemente nuestras autoridades siguen escudándose en situaciones que no son comprobables, el argumento sigue siendo el mismo, ningún oficio, el caso como tal es que no se puede renovar el contrato” expresó.

Lamentó que incluso no se permita a los padres de familia expresarse como también lo hicieron esta semana al saber que la recontratación de quien fungía como director del plantel educativo no se realizaría, “Y si esto continuase con una expresión de una manifestación de mayor escala, nos argumentaron (autoridades educativas) que podría ser incluso removido el telebachillerato para otra comunidad”.

Puntualizó, esto es gravemente hiriente y hasta cierto punto preocupante para los pobladores de la comunidad “porque ellos han luchado por tener una escuela junto con nosotros como docentes para formalizar este servicio educativo en la comunidad y entonces se me hace injusto que no sean escuchados y grave estas series de cuestionamiento y amenazas para callarlos y amedrentarlos”

Finalmente dijo que llegará hasta las últimas consecuencias, y si es necesario iniciar con una huelga de hambre a las afueras de la SEQ para que sean escuchados, ya que no existen argumentos sólidos para desistir la renovación del contrato y cuentan con el respaldo de los padres de familia.

 

JFCB