Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 21 de septiembre.- Julio Durán Sánchez presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Masa y la Tortilla en el estado, afirmó que los productores están atravesando por una fase crítica, debido al constante aumento en los costos de las harinas que utilizan para la realización de este alimento y la falta de apoyo por parte del gobierno federal, que no ha podido frenar los abusos de los grandes industriales y que originan esta situación.

Ni siquiera el reciente ajuste que hicieron a sus precios les ha beneficiado, ya que dijo que el incremento en el costo por kilogramo de la tortilla y la masa, solo ha propiciado una disminución en sus ventas, lo que solo está complicando aún más, la situación por la que atraviesa este sector.

“Ya que el costo de la tonelada de harina siga subiendo es una situación grave para la industria, porque eso está impidiendo que los productores compren como antes, ahora se están limitando a adquirir lo que van a requerir para la producción del día y ahí se refleja la crisis que estamos atravesando; por eso tuvimos que elevar los precios y aunque nos señalan de abusivos o de malos, es importante que la gente sepa que nos vemos obligados por los constantes y excesivos aumentos en los precios de la materia prima y demás insumos y a esto habría que añadir, que las ventas también han bajado.”

Explicó que a pesar de que subieron de 2 a 3 pesos el precio que manejan, el kilogramo de la tortilla está llegando en algunos municipios hasta a 26 o 27 pesos, para poder sacar el costo de los insumos y de la operatividad de los establecimientos, que han reducido su producción y hasta sus horarios de atención al público y varios analizan la posibilidad de cierre, al tornarse esta actividad insostenible.

Y es que aunque han tenido algunos acercamientos con Seguridad Alimentaria Nacional (SEGALMEX), externó que no éstos no han hecho compra de maíz para proveerles a la industria de la masa y la tortilla y así este producto de consumo básico no tenga más incrementos en su precio.

“Segalmex planteó comprar más de 500 mil toneladas de maíz nacional como parte del paquete contra la inflación y así contribuir a tener excedentes de producción y frenar más aumentos en los precios, pero hasta el momento no lo ha hecho y no tiene ni para surtir, entonces esto también nos está afectando y podría repercutir en más cierres de establecimientos, porque ya estamos peor que cuando comenzó la pandemia y esto parece no tener fin.”

De acuerdo a las cifras de la industria de la tortillería en Quintana Roo, tan solo por la pandemia cerraron alrededor de 200 establecimientos de este giro, por lo que quedan un estimado de 800 y de los cuales al menos 100 se encuentran en la capital del estado, pero todos preocupados por la inflación que cada día va a la alza y el crecimiento de insumos para la producción que al parecer es imparable.

 

[email protected]

GCH