mayo 25, 2024 16:33

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

mayo 25, 2024 16:33

 

  • La Nochebuena, así como otros símbolos navideños como Santa Claus, ya es parte icónica de todas las celebraciones navideñas en la región.

 

Redacción/CAMBIO 22

Como los árboles de Navidad, Santa Claus y los renos, la flor de Nochebuena, también conocida como poinsettia, ha sido un símbolo icónico de la temporada navideña en Estados Unidos y Europa durante mucho tiempo.

Sin embargo, casi dos siglos después de que esta planta de hojas rojas brillantes fuera introducida al norte del Río Grande, o Río Bravo en México, la atención se dirige una vez más hacia los orígenes de la Nochebuena y la interesante historia detrás de su nombre.

Esto es lo que hay que saber:

Joel Roberts Poinsett, botánico y estadista, encontró esta planta en 1828 durante un viaje a México, país recién independizado, cuando era Poinsett era primer ministro de Estados Unidos.

Gracias a este viaje logró introducir la Nochebuena en EU y Europa, sin embargo, el cultivo de la planta se remonta al imperio azteca, teniendo distintos nombres en lenguas indígenas y español.

Además el nombre de “Nochebuena” se adjudica a los primeros frailes franciscanos que llegaron de España en el siglo XVI y también los españoles la solían llamar “tela escarlata”.

Sin embargo, también se le acuñó el nombre “Poinsettia” gracias a su descubridor.

Entre las comunidades de habla náhuatl de México, la planta se conoce como cuetlaxóchitl, que significa “flor que se marchita”, la cual es una descripción acertada de las finas hojas rojas de las variedades silvestres de la planta que alcanzan más de 3 metros de altura.

¿Poinsettia o Nochebuena? aquí algunas particularidades de la planta símbolo de la Navidad

Además de “Poinsettia” y “Nochebuena”, nombre ligado a las celebraciones de la noche antes de Navidad, en otros países de Latinoamérica se le conoce con distintos apodos.

Algunos de ellos son: “Santa Catarina” en México, “estrella federal” en Argentina y “penacho de Inca” en Perú.

Poco después de que Poinsett introdujera la flor en Estados Unidos, el interés por esta brillante flor en forma de estrella se extendió rápidamente gracias a su capacidad para florecer durante el invierno, coincidiendo con la disminución de la luz diurna, y que añadió una dosis de alegría navideña y contribuyó a su popularidad creciente.

La demanda por esta flor se extendió a Europa y en el siglo XX trajo consigo la producción industrial de Nochebuenas en medio de una horticultura astuta y la mercadotecnia hollywoodiense.

En los últimos años, biólogos mexicanos rastrearon el tronco genético de las Nochebuenas estadounidenses hasta dar con una variante silvestre en el estado de Guerrero, haciendo que el encuentro crucial de Poinsett fuera verídico.

Los científicos también están investigando una inexplorada diversidad de otras variantes silvestres de la Nochebuena, en un esfuerzo que puede ayudar a evitar la caza furtiva de plantas y el robo de información genética.

La flor sigue creciendo en estado salvaje a lo largo de la costa mexicana en el Pacífico y en partes de Centroamérica hasta Costa Rica.

 

Fuente: Forbes

[email protected]

NMT

¡Únete a nuestras comunidades del Diario Cambio 22 en Whatsapp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.

WhatsApp Telegram
Telegram



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com