• Consideran que la sequía se verá reflejada en alza de precio de la carne el próximo año

 

Redacción/CAMBIO 22

NAVOJOA, Sonora.- Los estragos de la sequía en el rubro de la ganadería provocarán un inevitable aumento en el precio de la carne de campo, pues las reses podrían no alcanzar los pesos deseados, generando escasez de producto, manifestó Agustín Ruiz Willen.

“En unos meses más, para enero o febrero, se va a sentir las condiciones físicas del ganado, de hecho ya hay vacas de talla media a flacas, no va a haber vacas gordas”, expresó el presidente de la Unión Ganadera Local General de Navojoa “Rafael Russo Voguel”.

Por consecuencia será difícil vender esas reses, apuntó, y los comerciantes buscarán vacas que estén en proceso de engorda y que son más caras, esto impactará de manera inevitable en un aumento en los productos cárnicos.

“Entonces una vaca flaca no la puedes mandar a sacrificio porque no pesa, es puro hueso”, añadió, “lo que va a pasar es que se van a tener que vender vacas que pasaron por procesos de engorda y que cuesta dinero, por lo tanto la carne va a subir”.

Aunque no precisó una cifra de cual podría ser el aumento, mencionó que el kilogramo de carne de campo en canal ronda en los 60 pesos.

Aunque este 2023 la sequía pegó en el Sur de Sonora, será hasta el próximo año cuando los ganaderos sientan los verdaderos estragos, pues escaseará el pasto con el que se alimentan los animales, aumentando los gastos de producción para los ganaderos.

“La sequía originó que hubiera poco pasto y al haber poco pasto significa que se va a acabar más pronto”, explicó, “la sequía en realidad no ha golpeado muy fuerte al ganado, pero el pasto que duraba 10 meses va a durar la mitad, todavía no se acaba, pero en los próximos meses se va a batallar”.

 

Con información de El Imprcial
[email protected]

RHM