► Denuncia que Edwin Jhovany Moguel Alejos usurpa el ministerio sacerdotal

 

Ricardo Jesús Rivas/CAMBIO 22

CHETUMAL, 26 de mayo.- La Diócesis de Cancún-Chetumal emitió en días pasados una advertencia urgente a todos los fieles católicos, particularmente a los residentes en el sur del estado de Quintana Roo, sobre la actividad fraudulenta de un individuo que se hace pasar por sacerdote.

El comunicado oficial, señala que Edwin Jhovany Moguel Alejos ha estado usurpando el ministerio sacerdotal sin haber recibido la ordenación sagrada en esta ni en ninguna otra diócesis.

Este impostor engañó a fieles, sacerdotes y religiosas, presentándose bajo diversos nombres y solicitando apoyo económico a través de engaños en redes sociales. La Diócesis pide a todos quienes han interactuado con Moguel Alejos a denunciar estas actividades ante las autoridades competentes, dada la gravedad de sus acciones, que incluyen la simulación de la celebración de los sacramentos, especialmente de la Eucaristía.

El documento resalta que las acciones de Moguel Alejos no solo constituyen un grave pecado espiritual sino también un delito canónico, ya que incurre en la pena latae sententiae de entredicho, según el canon 1379 § 1, por intentar realizar el sacrificio eucarístico sin ser sacerdote. Este tipo de conducta representa una amenaza directa para la integridad y la doctrina de la Iglesia.

Para concluir, la Diócesis recuerda a los fieles las palabras del Apóstol Pedro sobre la presencia de falsos profetas y maestros que promueven herejías destructivas y reniegan de su fe, poniendo en riesgo su salvación. El comunicado, firmado por el Pbro. Lic. Reineris Herazo Julio, Secretario Canciller, reafirma el compromiso de la Diócesis con la verdad y la justicia, e insta a la comunidad a mantenerse alerta y proteger los valores de la fe católica.

Según el artículo 152 del Código Penal de Quintana Roo, Comete el delito de fraude el que engañando a alguien o aprovechándose del error en que éste se encuentra, obtenga alguna cosa ajena o alcance un lucro indebido para sí o para otro.

Se aplicará de seis meses a tres años de prisión y de veinticinco a doscientos días multa al que cometa el delito de fraude cuyo monto no exceda de mil veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización vigente. Si excede de dicha cantidad, la sanción será de tres a doce años de prisión y de cincuenta hasta cuatrocientos días multa.

 

redaccion@diariocambio22.mx

JFCB