Redacción/CAMBIO 22 

Un terremoto de magnitud 7,7 en la escala abierta de Richter ha sacudido este viernes la isla francesa de Nueva Caledonia, en el océano Pacífico, lo que ha desencadenado una alerta por tsunami ante la posibilidad de llegada de olas de hasta un metro de altura a varios países situados en la región.

El terremoto, cuyo hipocentro se ha situado a 37,7 kilómetros de profundidad, ha provocado que las autoridades de Nueva Caledonia hayan emitido una alerta y hayan reclamado a la población que busque lugares seguros en zonas altas, si bien ha sido retirada dos horas más tarde, según la cadena de televisión Nouvelle Caledonie 1ere .

Por su parte, el Servicio de Alertas por Tsunami del Pacífico ha indicado a través de su página web que “se han observado olas de tsunami” y ha advertido de que algunas de ellas “podrían llegar a algunas costas”. “Es posible que olas de entre 0,3 y un metro por encima del nivel del oleaje lleguen a algunas costas de Vanuatu”, ha detallado.

Así, ha indicado que olas de menos de 0,3 metros por encima del nivel del oleaje podrían llegar a Australia, Fiyi, Kiribati, Islas Marshall, Nauru, Nueva Zelanda, Samoa, Papua Nueva Guinea, Islas Salomón, Tonga y Tuvalu, así como a otras islas de la zona, entre ellas las de la Polinesia Francesa y Samoa Americana.

Por ello, ha recomendado a las autoridades de estas zonas que “adopten medidas e informen y ordenen a la población de la costa del riesgo, en línea con su propia valoración, procedimientos y nivel de amenaza”. “Las personas ubicadas en zonas costeras amenazadas deben estar alerta ante la información disponible y seguir las instrucciones de las autoridades nacionales y locales”, ha sostenido.

El organismo ha recalcado en un mensaje que “según todos los datos disponible, no se espera un tsunami destructivo en el océano Pacífico y no hay amenaza de tsunami para Hawaii”.

 

 

Fuente Europa Press

[email protected]

MRM