Redacción/CAMBIO 22

El 2023 viene pisando fuerte con malas noticias. Y si no que se lo digan a Alejandro Sanz. A su situación complicada tanto profesional como sentimentalmente, se le suma ahora un nuevo varapalo judicial.

El intérprete de Amiga mía ha sido condenado a pagar 3 millones de euros por el impago de unas propiedades en Miami. Además, el juzgado de primera instancia número 47 de Madrid prepara el embargo de varias propiedades del cantante que utilizó como aval.

Tal y como ha informado LOC, la Fiscalía ha decretado la ejecución de una sentencia que se remonta a dos años atrás en la que la Corte de Miami condenaba al artista a un pago millonario que ahora, en uno de los peores momentos de su vida, tendrá que hacer frente con su patrimonio personal.

Según se ha podido saber, Alejandro Sanz adquirió dos lujosos inmuebles por los que pagó 7 millones de dólares. Para llevar a cabo esta operación, recibió varios préstamos de la entidad Total Bank de Florida y, como garantía, puso una de sus sociedad establecidas en América y una finca que tiene en Miami.

Hasta ahí todo bien. El problema vino cuando el intérprete de Corazón partío dejó de pagar esos préstamos que, a su vez, la entidad financiera había cedido a un fondo de inversión americano, SHEDDF2.

En ese momento, y tras intentos de negociación fallidos con el cantante, el fondo decidió poner en marcha un proceso de ejecución hipotecaria para hacerse con las propiedades y ponerlas a la venta. El digital ha afirmado que el madrileño no contestó a la demanda, lo que se tradujo en una «declaración en rebeldía» por la Corte de dicho condado.

Pero la situación se complicó cuando los abogados de Sanz firmaron un documento de cese de los inmuebles al fondo de inversión mencionado, con la única intención de proceder a su venta y liquidar así las deudas.

No obstante, esta transacción nunca llegó a materializarse, no solo por el elevado precio exigido por el artista, sino también por la falta de documentación para llevar a cabo la operación.

Al no ejecutarse, la justicia americana continuó con la demanda, reconociendo en 2020 una deuda a nombre de Alejandro Sanz que ascendía a 11.951.895 dólares que se solucionaría con la subasta de sus propiedades. Finalmente se vendieron los inmuebles por 9.475.367 dólares, pero quedaba una parte por resolver. Ahora, el problema legal ha pasado a manos de la justicia española.

El fondo de inversión ha conseguido que se reconozca la validez de la sentencia americana en nuestro país, solicitando que el cantante se haga cargo de lo restante de la deuda con sus bienes en España (más los intereses y los gastos del procedimiento, un total de 3 millones de euros).

Un nuevo revés que llega en un momento de lo más complicado para el artista, que ha tenido que cambiar de discográfica, hacer frente a su ruptura con Rachel Valdés y atravesar un bache anímico como así ha confesado en la red.

 

 

Fuente: Marcá
[email protected]
MRM