Redacción/CAMBIO 22

Mérida, 2 abril .-  La diseñadora española Ágatha Ruiz de la Prada tiene más de una década visitando constantemente la Península de Yucatán pero no conocía los cenotes y eso la tenía muy intrigada.

Son tantas las veces que ha estado en Mérida que asegura conoce más “la Mérida de México” que la de España.

Durante su reciente visita a Mérida donde presentó sus coloridos diseños y compartió pasarela con el diseñador argentino Gustavo Pucheta, la jalisciense Aline Moreno y Esencia Maya en el desfile de moda que organizó Midwoman Fashion Magazine por su 10º aniversario, la aristócrata de la moda aprovecho para hacer un recorrido turístico por Yucatán.

Y es que fue justamente en Mérida donde Ágatha Ruiz de la Prada decidió tomarse unos días libres después de una intensa gira de trabajo por Quintana Roo y optó por conocer Izamal y en Santuario Tsukán, donde se localiza uno de los cenotes más icónicos e instagrameables del estado.

Acompañada de Ligia Aguayo, embajadora turística de Yucatán, la eterna enemiga del color negro y en general de los tonos oscuros, quedó fascinada cuando empezó a ver las primeras casas amarillas que dan la bienvenida a los visitantes cuando llegan a Izamal.

Durante la visita a estos importantes destinos turísticos de Yucatán, donde asistió en exclusiva el equipo de Infoqroo, fue notoria la forma en la que la galardonada diseñadora disfrutó cada instante del paseo.

Recorrió los pasillos del convento y no perdió la oportunidad de tomarse fotografías frente a las letras del Pueblo Mágico de Izamal.

Para trasladarse hasta el en Santuario Tsukán, ubicado en el municipio de Pisté, pidió especialmente que el recorrido fuera por los caminos que conectan los pueblos porque quería ver si son igual de coloridos que Izamal.

En el Santuario Tsukán un sacerdote maya realizó la limpieza con incienso a los acompañantes del grupo de Ágatha y no perdió la oportunidad de remojar los pies en las aguas cristalinas del hermoso cenote.

La hora de la comida fue un auténtico banquete, primero saboreó la sopa de lima y después panuchos y salbutes de cochinita pibil.

Después de este recorrido y de otros más que hizo por la zona centro de la ciudad y el Gran Museo del Mundo Maya, Ágatha Ruiz de la Prada prometió regresar cada vez que su agenda se lo permita.

 

Infoqroo

RAM

WhatsApp Telegram
Telegram
Diario Cambio 22 - Península Libre