abril 14, 2024 03:05

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

abril 14, 2024 03:05

Redacción/CAMBIO 22

Clarence Thomas, juez del Tribunal Supremo de EE.UU., se fue de vacaciones durante más de dos décadas en superyates y aviones privados pagados por un donante del Partido Republicano, en lo que podría constituir una violación de una ley anticorrupción, reveló este jueves ProPublica.

Thomas, uno de los jueces más conservadores del Supremo y con un cargo vitalicio, aceptó todos los años en ese periodo los viajes que le ofrecía el conocido donante republicano y magnate inmobiliario Harlan Crow, según esa organización periodística de investigación sin ánimo de lucro.

Sus pesquisas, basadas en entrevistas y documentos internos, apuntan que Thomas ha recorrido el mundo en el superyate de Crow, ha viajado con él en su avión privado y ha ido con él a un exclusivo resort solo para hombres en California, además de viajar al rancho del magnate en el este de Texas.

El juez del Tribunal Supremo, además, tiene por costumbre pasar una semana todos los veranos en un résort privado que Crow tiene en las montañas de Adirondack, en el noreste del estado de Nueva York.

A muchos de esos viajes también acudió la esposa del magistrado y activista conservadora Virginia Ginni Thomas, envuelta en la polémica por haber presionado al jefe de gabinete del que fuera presidente de EE.UU. Donald Trump (2017-2021) para que se anulara la victoria del demócrata Joe Biden en los comicios de 2020.

El problema de todos esos viajes es que Thomas no los incluyó en los informes financieros que debe entregar al Tribunal Supremo en cumplimiento con una ley anticorrupción que fue aprobada tras el escándalo del Watergate en la década de 1970.

Tras las revelaciones publicadas por ProPublica, algunos miembros del Partido Demócrata cuestionaron su comportamiento.

Una de las más duras fue la legisladora de origen hispano e izquierdista Alexandria Ocasio-Cortez, quien consideró que el juez del Tribunal Supremo debería ser sometido a un proceso de “impeachment” (juicio político), la única forma que existe para destituir a un magistrado del Supremo, ya que esos cargos son vitalicios.

“Este grado de corrupción es impactante, casi caricaturesco”, consideró en Twitter.

Además, el senador demócrata Dick Durbin estimó que la información de ProPublica demuestra que el Tribunal Supremo debe estar sujeto a normas, como cualquier otro organismo del Estado, y prometió que el comité judicial del Senado, que él mismo preside, “actuará”.

Durbin no especificó qué acciones tomará su comité, pero una de sus potestades es convocar audiencias públicas para examinar casos como este.

Thomas, de 74 años, fue nombrado en 1991 por el presidente republicano George H.W. Bush (1989-1993) y, durante sus más de treinta años en el Supremo, ha mantenido algunas de las posiciones más conservadoras en temas como el derecho al aborto.

Durante más de 20 años, Clarence Thomas ha recibido vacaciones de lujo del multimillonario donante republicano Harlan Crow.

Realiza cruceros en lugares remotos en el yate de Crow,vuela en su jet privado,y se mantiene en compañía de los poderosos amigos de Crow en su resort privado.

El alcance de la generosidad de Crow nunca se ha revelado. Hasta ahora.

Desde la publicación, el juez Clarence Thomas ha hecho una declaración pública defendiendo sus viajes no revelados.

A FINES DE JUNIO de 2019, justo después de que la Corte Suprema de EE. UU. publicara su opinión final sobre el término, el juez Clarence Thomas abordó un gran avión privado con destino a Indonesia. Él y su esposa se iban de vacaciones: nueve días de isla en isla en un archipiélago volcánico en un superyate atendido por un grupo de asistentes y un chef privado.

Si Thomas hubiera fletado él mismo el avión y el yate de 162 pies, el costo total del viaje podría haber excedido los $500,000. Afortunadamente para él, eso no era necesario: estaba de vacaciones con el magnate inmobiliario y megadonador republicano Harlan Crow, propietario del avión, y también del resort de lujo.

Durante más de dos décadas, Thomas ha aceptado viajes de lujo prácticamente todos los años del empresario de Dallas sin revelarlos, según muestran documentos y entrevistas. Un servidor público que tiene un salario de $ 285,000, se ha ido de vacaciones en el superyate de Crow alrededor del mundo. Vuela en el jet Bombardier Global 5000 de Crow . Ha ido con Crow a Bohemian Grove, el retiro exclusivo para hombres de California, y al extenso rancho de Crow en el este de Texas. Y Thomas normalmente pasa alrededor de una semana cada verano en el resort privado de Crow en Adirondacks.

El alcance y la frecuencia de los aparentes obsequios de Crow a Thomas no tienen precedentes conocidos en la historia moderna de la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Estos viajes no aparecieron en ninguna parte en las declaraciones financieras de Thomas. Su falta de informe de los vuelos parece violar una ley aprobada después de Watergate que requiere que los jueces, miembros del Congreso y funcionarios federales divulguen la mayoría de los obsequios, dijeron dos expertos en leyes de ética. También debería haber divulgado sus viajes en el yate, dijeron estos expertos.

En un comunicado , Crow reconoció que había brindado “hospitalidad” a los Thomas “a lo largo de los años”, pero dijo que Thomas nunca pidió nada de eso y que “no era diferente de la hospitalidad que hemos brindado a nuestros muchos otros queridos“. amigos.”

 

Fuente Propublica/EFE

[email protected]

GCH

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com