Luis Tamayo Mendicuti/CAMBIO 22

MÉRIDA, 5 de enero.- Se registró aparatoso accidente en el centro de Mérida, entre un Honda Civic y un Toyota en la intersección de la calle 45 con 62, resultó en significativos daños materiales y la detención de un joven conductor. Este incidente no solo dejó tras de sí un panorama de destrucción, sino también un relato emotivo vinculado a la herencia familiar.

El conductor del Honda Civic, que atravesaba la ciudad en las primeras horas de la madrugada, no logró detenerse al llegar al cruce de la calle 62, ignorando un semáforo en rojo intermitente. Esta imprudencia desencadenó un desafortunado encuentro con un Toyota, culminando en un dramático giro del Civic, que finalmente chocó y derribó un poste de luz.

La violencia del impacto no solo dañó gravemente ambos vehículos, sino que también causó la caída de una lámpara del semáforo. A pesar de que ambos conductores compartían la misma aseguradora, lo que sugería una resolución rápida y sin complicaciones, la situación tomó un giro inesperado.

El joven, desolado no solo por los daños materiales sino también por el valor sentimental del Honda Civic, heredado de su abuelo, fue detenido. La detención no fue solo para evaluar las responsabilidades en el accidente, sino también para negociar el pago de los daños ocasionados a la infraestructura pública, específicamente al semáforo afectado.

 

 

[email protected]

JFCB