Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCUN, Q. ROO, 21 de mayo.- Ni las altas temperaturas que azotan la región, ni el arribo de sargazo que impacta algunas de las principales playas de este destino, son impedimento para que cientos de familias y turistas aprovechen la oportunidad de tomarse un baño de sol en esta mitad de mayo abrazador.

Este domingo familiar las familias ocupan los pocos balnearios públicos que le quedan a Cancún para pasar un día de diversión, a pesar de que en algunos de estos centros de playa se ha reportado un constante arribo de sargazo que cambia el color azul turquesa a un café tenue con largas filas del alga que sale del mar.

Playa Delfines, es hasta ahora la playa que recibido el mayor volumen de recale de sargazo, seguida de Gaviota Azul y Punta Nizuc, donde este domingo se tiene un mar café rojizo producto del arribo constante del material marino.

Aunque la temporada de sargazo de este 2023 fue anunciada como una de las más severas, finalmente en otros corredores turísticos del Caribe Mexicano, el plancton a dado tregua a la actividad turística y muchas de las webcam de vigilancia que se tienen en todo el corredor, revelan la limpieza de los arenales y la prevalencia del mar azul turquesa.

De acuerdo a las observaciones satelitales y al seguimiento puntual que se realiza de varias instituciones académicas como el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, y la Red de Monitoreo de Sargazo, que es alimentada por miles de ciudadanos, se sabe que a partir del 2011 que se reportaron los primeros arribos de sargazo pelágico, el fenómeno se ha venido intensificando y desde entonces se han registrado varamientos frecuentes en la línea costera mexicana causando afectaciones ecológicas, económicas y de salud en más de 30 países.

Aunque inicialmente la temporada de sargazo duraba entre cinco a siete meses, este año en particular los especialistas advierten que las imágenes de satélite revelan que 2023 será un año severo y seguirá causando efectos ambientales y económicos sobre todo para la hotelería que converge en la línea costera y que reporta gastos de hasta millón y medio de dólares cada año por kilómetro de litoral para realizar la limpieza.

Este tipo de limpieza también la realiza el mismo gobierno y la dirección de zona federal marítimo terrestre, como la realizada este sábado en Playa Delfines para ir controlando el impacto que se va generando.

Aún con todo este tema del sargazo, las playas de Cancún siguen llenándose los fines de semana y además de la población local, son miles de turistas los que buscan los espacios que quedan de esa arena blanca y azul turquesa para pasar sus vacaciones, permitiendo los fines de semana un repunte en las operaciones.

 

[email protected]

RHM