Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCUN, Q. ROO, 10 de abril.- Mientras las casillas especiales o foráneas de Cancún mantienen una afluencia constante para participar en este primer ejercicio electoral de revocación del mandato que se estableció en el país, el resto de las casillas asignadas para la ciudadanía mantienen un cuentagotas en la asistencia de la población.

Con este ejercicio México se suma a más de 20 países que realizan este proceso de revocación de mandato en el mundo.

El mandatario estatal Carlos Joaquín González acudió a la casilla ubicada en el kilómetro cero a partir de las 14.30 horas, donde ejerció su derecho al voto en tanto en la casilla de la zona hotelera, el flujo de electores se mantiene constante.

En la ciudad, la casilla foránea ubicada en la avenida López Portillo y Kabah, se reportó toda la mañana una fila de 30 a 50 personas que buscaron en su estancia en Cancún participar en la votación donde la ciudadanía elige si revoca o continúa el mandatario federal, en un ejercicio de evaluación que se hace del gobierno.

Carlos Joaquín González, después de emitir su voto, señaló que esto es un procedimiento democrático interesante e importante para hacer una evaluación de quién está al cargo del poder.

En el reporte que trasciende en el estado, informó que muchas casillas están reportando una baja afluencia o participación en el norte del estado, en tanto en el sur y centro de Quintana Roo se registra un poco más de participación, así como en las casillas especiales.

Hasta ahora también informó que no se reportan incidentes en este ejercicio de revocación y se confía que así se mantendrá el resto de la jornada de votación.

En cuanto a las casillas que corresponden a la ciudadanía, la mayoría de ellas, sólo tiene de dos a cuatro funcionarios de casillas y uno o dos observadores de algún partido político, con un flujo a cuentagotas y muchos ciudadanos manifiestan que hubo poca información sobre la ubicación de casillas y eso desanima a la gente a votar.

La única boleta señalada con dos cuadros, donde se pregunta que se le revoque el mandato por pérdida de la confianza, o que siga en la presidencia de la República hasta que termine su periodo, se entrega al electorado quien coloca en una sola urna que se ubica en la casilla.

Este será el primer ejercicio del año y de la historia de México en que un presidente es evaluado a la mitad de su gobierno por la población de manera directa en el ejercicio democrático, así como es el preámbulo para la elección de junio próximo donde Quintana Roo elegirá nuevo gobernador del estado.

[email protected]

RAM

WhatsApp Telegram
Telegram


Diario Cambio 22 - Península Libre